Mercados

Los gestores hacen uso de la caja y elevan el riesgo de sus carteras

El 73% cree que el ciclo económico es un riesgo para la estabilidad

Agentes de cambio y bolsa trabajan en el parqué neoyorquino en Nueva York, Estados Unidos.
Agentes de cambio y bolsa trabajan en el parqué neoyorquino en Nueva York, Estados Unidos. EFE

La flexibilidad mostrada por la Reserva Federal y la renovada tregua comercial entre EE UU y China son ingredientes suficientes para que los gestores pongan en funcionamiento su caja e incrementen el riesgo en sus carteras. Si en junio el pesimismo de los inversores que participan en la encuesta de Bank of America Merrill Lynch se disparaba a niveles de 2008, un mes después han rotado sus carteras en favor de los valores de corte más cíclico como las acciones, la apuesta por Europa, la industria y los valores bancarios. Por contra, los de perfil más defensivo como los bonos, las utilities y los alimentado básicos pierden peso.

A pesar de que la tolerancia por el riesgo ha aumentado, la cautela sigue siendo la regla imperante. Donde mejor se refleja esto es en la liquidez, que si bien pasa del 5,6% al 5,2%, esta sigue siendo superior a su media de los últimos 10 años del 4,6%. Un reflejo de aunque existe un mayor optimismo, las expectativas de recesión de los beneficios y de una deflación siguen pesando sobre el ánimos. La liquidez continúa siendo la principal apuesta.

Esto no impide que los gestores reviertan la caída experimentada por la renta variable mundial el pasado mes. La asignación a estos activo sube 31 puntos porcentuales hasta lograr una sobreponderación del 10%.Por regiones, los gestores siguen decantándose por los mercados emergentes (23%), situándose a cierta distancia EE UU y Europa, que ocupan el segundo puesto, con una sobreponderación del 9%. A lo que activo se refiere, las carteras continúan orientadas hacia los defensivos.

Otra muestra de la prudencia es que solo el 2% de los inversores esperan que la inversión value supere al crecimiento durante los próximos 12 meses, el nivel más bajo desde 2010.

Las perspectivas económicas no son muy halagüeñas. El 73% de los gestores que participan en la encuesta cree que el ciclo económico es un riesgo para la estabilidad de los mercados financieros, el nivel más alto en los últimos ocho años. El 23% de los inversores espera que el crecimiento se debilite el próximo ejercicio y solo el 1% prevé una inflación más alta los próximos 12 meses, en la que es la perspectiva de IPC más pesimista de los últimos siete ejercicios. Asimismo, el 48% de los gestores ser muestran preocupados por el endeudamiento de las empresas. Es decir, registra un nuevo récord.

Principales amenazas

Pese a la tregua comercial la preocupación por las tensiones entre China y EE UU son vistas como la principal amenaza, seguida de la ineficacia de las políticas monetarias (el 69% de los inversores espera un recorte de la tasa en julio), la desaceleración de China y la burbuja del mercado de los bonos.

Normas