La Dirección de Juego pone el foco en el incremento a doble dígito de las apuestas deportivas

Hacienda impulsa una Comisión Nacional para prevenir el fraude en torno a un mercado de juego que ya mueve 1.800 millones de euros al trimestre

Apuestas online pulsa en la foto

El parón legislativo que ha impuesto en España la negociación para investir presidente a Pedro Sánchez, que tras ganar los comicios del 28 de abril sin lograr mayoría absoluta se someterá a una incierta primera votación dentro de una semana, cuenta con algunas excepciones. Una de ellas llegó ayer cuando, tras meses ultimando su diseño, el Gobierno en funciones se decidió finalmente a impulsar un nuevo organismo que luchará contra la manipulación de las competiciones deportivas e hípicas y el fraude en las apuestas.

Se trata de una Comisión Nacional articulada a través de una orden ministerial que se publicó ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE), y que entra en vigor hoy. El instrumento ha sido impulsado por departamento de Hacienda, que dirige en funciones María Jesús Montero, en colaboración con los ministerios de Interior y de Cultura y Deporte. La institución contará con la colaboración de la Policía Nacional y la Guardia Civil, en coordinación con los tres ministerios responsables de la misma, con el objetivo de “elaborar planes de actuaciones, recomendaciones o diagnósticos para detectar, prevenir y combatir las actuaciones ilícitas en el ámbito de las competiciones deportivas y el fraude en las apuestas”, detalló Hacienda en un comunicado.

La iniciativa del Gobierno se en marca en un momento en el que este tipo de engaños van ganando relevancia. Después de todo, los datos recopilados por la Dirección General del Juego indican que los españoles apostaron 1.817 millones de euros a través de plataformas online en el primer trimestre de este año, lo que supone casi cuatro veces el monto registrado seis años antes, cuando arranca la serie estadística oficial. Hay que tener en cuenta que esta cifra no equivale a la inversión real que sale del bolsillo de los ciudadanos, puesto que incluye los premios obtenidos o el saldo inicial que las casas de apuestas regalan como gancho. En todo caso, el margen neto del sector, descontados los premios abonados y los bonos, sumó 101 millones entre enero y marzo, tres veces más que en 2006. En comparación con el primer trimestre del año anterior, los incrementos son a doble dígito tanto en cuantía jugada (que se incrementa un 13%) como en márgenes (26,3%).

Las apuestas concentran el 39% del juego online de los españoles, solo superadas por los casinos virtuales (48%) y superando el póquer (12%), el bingo o los concursos.

“La corrupción vinculada a la manipulación de las competiciones deportivas y al fraude en las apuestas relacionadas con éstas, tanto las deportivas como las hípicas, constituye una de las mayores amenazas que se ciernen sobre el deporte, pues atenta contra sus valores esenciales y alejan de su entorno a aficionados y seguidores”, defiende además Hacienda en su nota.

La medida, en la línea apuntada por el Convenio del Consejo de Europa sobre la manipulación de las competiciones, supone crear una institución a escala nacional que permita centralizar el diálogo y cooperación entre autoridades públicas, federaciones y organizaciones deportivas, organizadores de competiciones deportivas y representantes del sector del juego. La Comisión propondrá a estos actores la firma de un convenio de colaboración para trabajar conjuntamente en la prevención de amaños.

La presidencia de la Comisión rotará anualmente entre el responsable de la Dirección General de Ordenación del Juego y el de la Dirección General de Deportes. Su Pleno se reunirá al menos dos veces al año mientras que el análisis periódico correrá a cuenta de una comisión permanente. El organismo, que también se dedicará a impulsar la formación como medida preventiva de este tipo de fraudes, será puntualmente alertado de cualquier evento de su interés por el resto de autoridades y fuerzas del orden. Hacienda asevera que su creación y mantenimiento no supondrá un incremento del gasto público porque se nutrirá del presupuesto y personal de la Dirección General del Juego.

Normas