Transporte

Renfe asegura respetar el pacto con sus rivales en la batalla por los maquinistas

El operador público retrasa a octubre la incorporación de personal de otras empresas de mercancías a su beca

Un maquinista a los mandos de un tren de Renfe.
Un maquinista a los mandos de un tren de Renfe.

El gigante público Renfe ha salido al paso de acusaciones, que parten de sus competidores privados en el transporte de carga, sobre malas prácticas en la contratación de maquinistas, con las que estaría poniendo en jaque la operativa de una docena de empresas al fichar entre sus plantillas. Fuentes oficiales de Renfe aseguran que la firma está cumpliendo los acuerdos en materia laboral, “suscritos el pasado 18 de enero con la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas [AEFP] y las empresas alternativas del ferrocarril de mercancías”.

La queja partió a mediados de junio de la propia AEFP, que remitió una carta a altos cargos del Ministerio de Fomento, patronales de la industria pesada y al propio presidente de Renfe, Isaías Táboas, poniendo de manifiesto las graves dificultades que sufren sus representadas para prestar el servicio de transporte de carga.

El detonante de este choque es el lanzamiento de un programa de becas, por parte de Renfe, al margen de la oferta pública de empleo, ante lo que sus rivales de la AEFP aprecian un claro riesgo de fuga entre sus 217 conductores. De hecho, el colectivo estima que a mes de septiembre habrá perdido 81 de estos trabajadores, la mayoría por su ingreso en el conglomerado estatal.

Las operadoras privadas se quejan de la fuga de conductores una vez que Renfe ha superado sus expectativas de contratación

Tal es el valor estratégico del maquinista en este negocio que la CNMC entró a regular las condiciones de contratación de Renfe, con cerca de 5.000 maquinistas, frente a los agentes que actúan en el negocio liberalizado del transporte de mercancías, con una media de 230 conductores entre 2015 y 2018.

Las ferroviarias alternativas a Renfe hablan ahora de incumplimiento del acuerdo por el que el incumbente debe revelar con 18 meses de antelación, tanto al sector como a la CNMC, sus necesidades de contratación y se compromete, desde su posición de entidad formadora, a mantener una bolsa de personal titulado a disposición de quien necesite recambios o refuerzos de maquinistas.

La denuncia del sector privado, desvelada por Cinco Días, ha motivado que Renfe subraye su “compromiso permanente con la formación” y añada que pone “a disposición de la industria y de sus empresas este compromiso e impulso”.

Desde la dirección de la compañía dependiente de Fomento se asegura que el 30 de enero trasladó a la AEFP y a las operadoras rivales que había configurado una oferta pública de empleo para el presente 2019 con 450 plazas de maquinistas (25 para tráficos transfronterizos, 25 para Cataluña y 400 estatales). Una necesidad de personal que se cubrió básicamente con 443 aspirantes “que ya se encontraban contratados temporalmente o realizando beca en el Grupo Renfe”. La empresa añade que actualmente está formando 550 aspirantes al año, “un número sustancialmente superior a nuestras necesidades”.

Renfe firma que la bolsa de empleo es capaz de suplir posibles bajas en sus rivales

El adelanto de las estimaciones de contratación es vital para el resto de operadores por el efecto de atracción que tienen las convocatorias de Renfe a la vista de las ventajas de su convenio de sector público. En esta situación de desventaja, la AEFP sostiene que se están incumpliendo los acuerdos con el sector y las reglas de competencia marcadas por la CNMC.

Renfe sí reconoce que, “en función de las necesidades coyunturales”, también establece contrataciones temporales. Y es en este contexto donde enmarca el inicio de una beca formativa, el pasado 2 de julio, dirigida a los maquinistas aprobados pero sin plaza en la oferta de empleo público.

Como garantía de que los peradores alternativos tendrán margen para tapar las previsibles fugas de personal, Renfe ha retrasado tres meses la incorporación a la beca del personal que trabaje para cualquier empresa rival, “incluso aunque causen baja en su empresa de origen previamente”. Con ello, la llegada a Renfe de estos aspirantes se producirá el 2 de octubre.

Otro precepto que se cumple, según la empresa pública, es el de la existencia de una bolsa de maquinistas no inferior al 50% de los que figuran en nómina en las empresas privadas: “Con 109 maquinistas se cumpliría dicho acuerdo”, se sostiene desde las filas de Renfe. Según sus cálculos, hay 290 conductores en el mercado disponibles para ser contratados, incluyendo los que obtuvieron su título el pasado mes de mayo.

La AEFP maneja cifras radicalmente distintas y sostiene que la incorporación de maquinistas de la bolsa de empleo por parte de Renfe va a ser muy superior a la prevista, dejando al sector con mínimo margen para mantener conductores en sus trenes.

Normas
Entra en El País para participar