La guerra comercial de China y EE UU, la mayor amenaza económica

Una encuesta de PwC advierte de que la pugna por el 5G se extenderá a la biotecnología y al ordenador cuántico

Donald Trump y Xi Jinping, presidentes de EE UU y China, se saludan en la última reunión del G20, celebrada el pasado 29 de junio en Osaka (Japón)
Donald Trump y Xi Jinping, presidentes de EE UU y China, se saludan en la última reunión del G20, celebrada el pasado 29 de junio en Osaka (Japón)

La guerra comercial entre Estados Unidos y China sigue consumiendo etapas a una velocidad muy rápida. El excesivo déficit comercial de EE UU y el empuje tecnológico de China llevó a la administración de EE UU a imponer aranceles a las importaciones de determinados productos que venían del gigante asiático. China respondió de inmediato con la imposición de recargos por la misma cuantía. El siguiente paso de esta batalla se activó con el veto de EE UU al uso de productos de Huawei al considerar que eran un riesgo para la seguridad nacional, lo que provocó el pánico entre los operadores implicados en el desarrollo de la tecnología 5G.

Esa guerra comercial, sin visos de solucionarse, es la mayor amenaza para el crecimiento mundial. Esa es la principal conclusión del informe trimestral de Consenso Económico elaborado por PwC a partir de una encuesta a más de 400 expertos, directivos y empresarios, realizada entre el 7 y el 27 de junio. El 49,1% de los encuestados creen que la imposición de aranceles es el mayor problema económico mundial a corto plazo y consideran que la Unión Europea debería jugar un papel protagonista a la hora de liderar internacionalmente los beneficios del libre comercio.

Los expertos critican la mala gestión española del brexit al no haber atraído empresas de sectores regulados como el financiero

Lo que los expertos tienen claro (así lo asegura el 54,2% de las respuestas) es que China se convertirá en la principal potencia económica, tecnológica y hegemónica del planeta antes de 2050 y que la batalla por el control del 5G se puede ampliar a otros campos como la biotecnología o el ordenador cuántico en el corto plazo (un 71% del total). En cualquier caso, el 24% de los encuestados por PwC considera que la situación de la economía mundial será peor en diciembre de 2019 que en la actualidad, un porcentaje que se amplía al 33% si la pregunta se realiza para junio de 2020. Y detrás de esos malos vaticinios se encuentran EE UU y China.

Los expertos son especialmente críticos con la gestión del brexit por parte de las autoridades europeas y en especial del Ejecutivo español por no haber aprovechado las oportunidades derivadas del proceso de salida del Reino Unido de la UE. Un 91,8% considera que España tendría que haber sido más activa para intentar relocalizar en nuestro país algunas de las empresas que dejen el Reino Unido, especialmente en sectores regulados como el financiero. Dos de cada tres encuestados se muestra contrario a conceder una prórroga indefinida a Gran Bretaña.

Optimismo con España

Los expertos consultados por PwC mantienen sus previsiones de crecimiento para la economía española. Así consideran que cerrará este año con un alza del 2,2% y acabará 2020 con un avance del 1,9%. La encuesta muestra como crecen ligeramente (del 67,2% al 71,7%) aquellos que califican el momento actual como bueno y bajan (del 81,1% al 67,8%) los que consideran que dentro de un año la actividad irá a peor. El 70% de los encuestados califica como “buena” la situación financiera de las empresas. De hecho suben (del 33,3% al 43,4%) los que piensan que la creación de empleo seguirá estable lo que creen que crecerá (del 18,3% al 22,6%).

Normas