Telefónica apunta a Perú para nuevas ventas de activos en Latinoamérica

Capta 70 millones con la venta de torres y prevé vender edificios

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Telefónica sigue dando pasos en el proceso de desinversiones de activos no estratégicos para reducir deuda y ampliar la flexibilidad financiera. La operadora ha confirmado la venta de 658 torres de telefonía móvil en Perú por un importe total de 262,7 millones de soles (unos 70 millones de euros).

En un hecho relevante remitido a la Bolsa de Valores de Lima, la compañía señala que la plusvalía contable de la operación es de 83,6 millones de soles (unos 22,3 millones de euros). La operadora explica que la venta se complementa con un contrato marco de usufructo en infraestructuras que permitirá a Telefónica seguir ocupando espacios en estas torres de telecomunicaciones. El gasto asociado al pago del usufructo hasta final de año será de 10,7 millones de soles.

Eso sí, las desinversiones no terminarán ahí. Telefónica señala que la venta de torres forma parte de la revisión y eventual desprendimiento de activos que no formen parte del núcleo de negocio. La empresa señala que este proceso se ha emprendido para mejorar la posición, liquidez y optimización del retorno sobre capital. La citada mejora del retorno sobre capital ha sido uno de los pilares de la estrategia de la compañía a lo largo de los últimos tiempos.

Telefónica, que en el citado acuerdo en Perú prevé la transferencia de un total de 833 torres (el comprador, según fuentes del mercado, es Telxius, filial de infraestructuras de la propia teleco, participada también por Pontegadea y KKR), recuerda que está pendiente de cerrar la venta de los centros de datos, anunciada en mayo pasado, y abre la puerta a la venta de inmuebles de la compañía.

Lo cierto es que Telefónica ha mantenido una intensa actividad en las desinversiones desde enero, con operaciones que en su conjunto rondan los 2.200 millones de euros. Entre otros movimientos, vendió sus filiales en Centroamérica a América Móvil y Millicom, con una reducción de deuda para la operadora de 1.400 millones. La salida de algunas de estas compañías ya se han cerrado y otras están pendientes de obtener la aprobación de las autoridades de la competencia.

Además, en mayo suscribió un acuerdo para la venta de 11 centros de datos en siete países a la gestora Asterion Industrial Partners, por cerca de 550 millones de euros. Al mismo tiempo, la operadora cerró la venta de la aseguradora española Antares a Grupo Catalana Occidente por 90 millones.

En el primer trimestre, Telefónica comunicó un resultado de enajenación de activos de 118 millones de euros, frente a los 12 millones del mismo periodo de 2018. La operadora destacó el impacto en el Oibda de plusvalías por la venta de Antares, 86 millones, y de activos en Colombia, por 12 millones. En el cuarto trimestre de 2018, el resultado de enajenación de activos había sido de 100 millones, con las plusvalías por la venta de activos inmobiliarios en España y Colombia, la venta de torres en Hispam Norte y la desinversión de activos de fibra en México.

Con estas operaciones, unidas a la generación de caja, la compañía ha acelerado el proceso de reducción de su apalancamiento. Al cierre de marzo, la deuda neta de Telefónica se situaba en 40.381 millones de euros, un 5,7% menos en términos interanuales.

La compañía, que acumula ocho trimestres consecutivos en reducción de deuda, precisó que al incluir operaciones anunciadas tras el cierre del primer trimestre, la deuda se reduciría en 1.700 millones, hasta situarse en 38.700 millones. Telefónica realizará una actualización sobre el importe de deuda en los resultados del segundo trimestre, que se presentarán el 25 de julio.

Crédito

Por otra parte, la compañía comunicó que Telefónica del Perú confirió un préstamo a Telfisa Global BV, filial financiera del grupo, por un importe de 144 millones de dólares (unos 127 millones de euros), hasta el 23 de diciembre de 2019, renovable, con una tasa de interés anual de 2,55%. Según la teleco, el préstamo se ha realizado en condiciones de mercado.

Impulso a la formación en el convenio

Obstáculo. Telefónica y sus sindicatos se reunieron ayer de nuevo dentro del proceso de negociación del nuevo convenio de empresas vinculadas (CEV) para sus tres grandes filiales en España. En un comunicado, UGT señaló que compartió con la representación de la empresa la valoración positiva del primer CEV, al homogeneizar las condiciones laborales de Telefónica España, Móviles y Soluciones. Ahora bien, el sindicato advirtió de que “la necesidad de evolucionar en la clasificación profesional que cita la empresa va a suponer un obstáculo para la negociación”.

Propuesta. UGT ha propuesto a la compañía que impulse la formación entre la plantilla como vía para garantizar el empleo y la residencia laboral. “UGT propone poner el centro de la estrategia de la empresa en las personas, y en concreto, en su desarrollo profesional a través de la formación bajo la confección de un itinerario formativo de carácter individual que permita saber a cada trabajador qué formación tiene que recibir tanto para su adecuación profesional como para poder optar a nuevos puestos de trabajo”, dijo el sindicato.

Normas