La sucesión en Credit Suisse vuelve a la casilla de salida

La marcha de Iqbal Khan abre un agujero en el plan de reemplazo

Iqbal Khan, jefe saliente de gestión de patrimonios internacionales de Credit Suisse.
Iqbal Khan, jefe saliente de gestión de patrimonios internacionales de Credit Suisse.

La salida de Iqbal Khan de Credit Suisse ha abierto un agujero en su plan de sucesión. El jefe de la división de gestión de patrimonios internacionales del banco suizo se marchó repentinamente el lunes. Después de cuatro años de dolorosa reestructuración, es comprensible que el consejero delegado, Tidjane Thiam, quiera cumplir el compromiso a “largo plazo” que asumió el año pasado al permanecer al mando. Pero la pérdida de su sustituto más probable envía el consejo de vuelta a la casilla de salida.

La estrategia de Thiam se basa en gran medida en impulsar los beneficios del prestamista con sede en Zúrich a partir de una gestión de patrimonios más fiable a expensas de la volatilidad de la banca de inversión.

Khan, de 43 años de edad, que supervisaba a clientes privados ricos de fuera de Asia, desempeñó un papel decisivo en ese plan. Los ingresos ajustados antes de impuestos de la división que dirigía crecieron un 80% desde 2015.

Será reemplazado por Philipp Wehle, director financiero de la división de gestión de patrimonios internacionales, un veterano de Credit Suisse que ha ocupado varios cargos en el banco desde que se incorporó en 2005.

Joven y brillante, el suizo Khan compartía muchas de las señas de identidad de su cortés jefe. Cuando el año pasado surgieron especulaciones sobre que Thiam podría volver a entrar en política en su país natal, Costa de Marfil, el exsocio de EY fue considerado el favorito para tomar el relevo. Cuando se hizo evidente que Thiam no iba a ninguna parte, el ambicioso Khan se impacientó. Reuters informó a principios de este año de que este era candidato para reemplazar a Bernhard Hodler, consejero delegado de Julius Baer, rival de la gestión de patrimonios.

Tiene sentido que Thiam se quede. Credit Suisse se ha fijado un objetivo de rentabilidad por fondos propios para hacer frente a su probable coste de capital del 10% este año.

Sin embargo, los inversores siguen siendo escépticos: Las acciones de Credit Suisse han ido a la zaga del índice de referencia Stoxx Europe 600 Banks durante el pasado año y ahora tienen un valor un 24% inferior al valor contable tangible del banco. Su archirrival UBS cotiza con un 7% de descuento.

Pero la salida de Khan deja al banco sin ejecutivos internos con una fuerte demanda del puesto más alto. James Amine, el experimentado director de banca de inversión de Credit Suisse, con sede en Nueva York, es un candidato, aunque carece de experiencia en gestión de patrimonios. Thomas Gottstein, director del banco nacional suizo, es otro.

Aunque Thiam no vaya a ninguna parte durante varios años, los reguladores y los accionistas esperan que el consejo se prepare para su eventual salida. Es hora de empezar de nuevo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas