Banca

Unicaja cesa a Sánchez del Villar como CEO y nombra a Rodríguez de Gracia

Convoca junta de accionistas para llevar a cabo el relevo y aprobar un cambio para la compra de autocartera por debajo de un euro por título

Unicaja cesa a Sánchez del Villar como CEO y nombra a Rodríguez de Gracia

Nueva etapa para Unicaja. La entidad malagueña no logró llegar a un acuerdo con Liberbank para su fusión, cuyas negociaciones se rompieron el pasado mes de mayo, 11 meses después de iniciarse los contactos. Pese a esta operación frustrada, la excaja de ahorros pretende poner en marcha una nueva etapa, que coinciden con un replanteamiento de su plan estratégico que finaliza en 2020. Para ello, el banco ha decidido cesar a su hasta ahora consejero delegado, Enrique Sánchez del Villar.

El consejo de administración de Unicaja anunció el viernes, tras el cierre del mercado, su objetivo de nombrar a Ángel Rodríguez de Gracia nuevo consejero delegado, para lo que ha convocado una junta extraordinaria de accionistas para el próximo 30 de julio en primera convocatoria. Esta junta se llevará a cabo algo más de dos meses después de celebrar su junta ordinaria en la que se aprobaron las cuentas de 2018.

La salida de Sánchez del Villar se produce algo más de un mes después de que se frustrase la fusión entre Unicaja y Liberbank. De hecho, ambos acontecimientos están relacionados, puesto que la decisión de que Sánchez del Villar dejara su cargo como número dos de Unicaja ya estaba tomada cuando se comenzó a negociar la unión con Liberbank, ya que el cargo de consejero delegado de la que hubiera sido la entidad resultante de la fusión de ambas firmas estaba reservado para Manuel Menéndez, actual consejero delegado de la entidad de origen asturiana.

Unicaja explica que Rodríguez de Gracia cuenta con una dilatada experiencia en puestos directivos en el sector financiero y en la entidad, con “pleno conocimiento y visión estratégica de la misma”. Y añade en su comunicado que la salida de Sánchez del Villar se produce “tras la culminación de los procesos corporativos que han marcado el devenir de la sociedad en los últimos años, con el fin de centrar la actividad en el cumplimiento de los objetivos comerciales incluidos en el plan de negocio”.

Sánchez del Villar fue nombrado consejero delegado de Unicaja en junio de 2016. Bajo su dirección el banco culminó su salida a Bolsa, en junio de 2017, obligada por los requerimientos del Banco Central Europeo. Su sustituto, Rodríguez de Gracia, hasta ahora ha desempeñado el cargo de director general de recuperación de activos y negocio non core.

La entidad malagueña tiene en la actualidad un plan estratégico que finaliza el próximo años (2017-2020). Sin embargo, y ante las perspectivas de que los bajos tipos de interés se prolonguen como mínimo un año más, como ya ha comunicado el BCE, Unicaja estudia realizar una actualización de dicho plan, por lo que considera también lógico que sea el nuevo consejero delegado quien realice este ajuste, y no ya el saliente.

Este cambio en la cúpula, no obstante, no afecta al presidente de Unicaja, Manuel Azuaga, que se mantiene como presidente ejecutivo.

Está previsto que el nombramiento de Rodríguez de Gracia como consejero ejecutivo del banco sea sometido a la aprobación de la junta de accionistas del próximo 30 de julio. La efectividad de dicho nombramiento, así como la posterior designación como consejero delegado por el consejo de administración, “quedará supeditada, en todo caso, a las autorizaciones regulatorias correspondientes”, según precisa la entidad.

El banco cuenta además con cinco consejeros dominicales, que representan a la Fundación Bancaria Unicaja, y otros cinco independientes.

Uno de los retos que tiene en la actualidad Unicaja, y por lo tanto de su nuevo consejero delegado, es la de su digitalización, además de mejorar su rentabilidad. Para mejorarla, la entidad incluirá en su plan una reducción de costes, que pasa por un programa de prejubilaciones y bajas incentivadas, la venta de alguna filial e incrementar los ingresos. Ha retirado de su posible venta su gestora tras tantear el mercado. Tampoco tiene previsto reducir su pay-out (parte del beneficio destinado al dividendo), que ahora está entre el 30% al 35%. Seguir de forma significativa este mismo años con la venta de activos adjudicados también forman del plan.

El proyecto de Unicaja se fijará para mantener la independencia de la entidad, pero tampoco se cierra, como ha demostrado, a negociar nuevamente una fusión, incluso otra vez con Liberbank, explican fuentes financieras.

En la junta extraordinaria también está previsto que se apruebe un cambio en sus estatutos para que la entidad pueda comprar acciones propias por debajo del precio de un euro, valor en el que estaba fijado el nominal de sus títulos desde que comenzó a cotizar. La autocartera de Unicaja en la actualidad es solo de un 0,13%, que se corresponde casi en su totalidad con un plan de incentivos en acciones de la alta dirección.

 

Un directivo vinculado a la entidad desde 1992

Impulso comercial. El consejo de administración ha considerado el perfil de Angel Rodríguez de Gracia, quien se incorporó a Unicaja en 1992, como “el más idóneo para iniciar una nueva etapa de reforzamiento de su plan estratégico, centrado en la capacidad de generación de resultados, la dinamización de la actividad comercial, el mantenimiento de los elevados niveles de solvencia y la holgada posición de liquidez, así como en la reducción de los activos no productivos”. Con este nombramiento, Unicaja Banco pretende “acelerar la transformación cultural y digital en la que está inmersa, además de potenciar la estrategia de impulso comercial”.

Experiencia. El banco incide en que su trayectoria demuestra su “pleno conocimiento de la estructura organizativa, el funcionamiento y la evolución de la entidad financiera”, y está “avalada por su dilatada experiencia en puestos directivos en ámbitos clave como banca minorista, tecnología o tesorería y mercados de capitales, entre otros, y, en su última etapa, en reducción de activos no productivos”.

Trayectoria. Nació en Mora (Toledo) en 1955. Licenciado en Ciencias Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid, cuenta con 42 años de experiencia, vinculada al sector financiero, 27 de ellos en Unicaja. Comenzó su trayectoria profesional en Arthur Andersen, sociedad auditora en la que ejerció el cargo de gerente de la división de entidades financieras.

Normas