El entretenimiento escapa a las tensiones y suma un alza del 20% en el año

El MSCI World Media and Entertainment empata con el Nasdaq mientras los analistas apuestan por la industria de los videojuegos

El entretenimiento escapa a las tensiones y suma un alza del 20% en el año pulsa en la foto

Los grandes gigantes tecnológicos están inmersos en un bucle de constante renovación. Las plataformas de vídeo parecen ya no ser suficientes para usuarios ni inversores y el mercado tiene puesto el foco ahora en la industria de videojuegos, cuyos ingresos superaron los 94.000 millones de euros en 2018 y se prevé que crezcan más de un 40% para 2022, según las estimaciones del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI). Mientras tanto, los servicios de vídeo bajo demanda facturaron 67.200 millones en 2018, de los cuales, cerca del 90% procedieron de operadores como Netflix o HBO. La búsqueda de formar parte de una comunidad así como de encontrar niveles más elevados de interacción con otros usuarios estaría tras este cambio, explican desde AXA Investment Managers (AXA IM).

Los analistas miran hacia los éxitos de Fortnite, videojuego desarrollado por Epic Games –una empresa privada pero con un 40% en manos de Tencent Holdings–. De hecho, Netflix comunicó a sus inversores en la presentación de resultados del último ejercicio que su negocio "competía y estaba perdiendo más con Fortnite que con HBO". En 2018, Epic Games ingresó 2.400 millones de dólares por este juego (2.100 millones de euros), la facturación más elevada registrada en un año por un videojuego en la historia, según los datos de Superdata. Aunque su éxito parece ser ya cosa del pasado, pues según la consultora, sus ingresos habrían descendido cerca de un 40% este año. Aun así, los títulos de Tencent se revalorizan más de un 11% este 2019.

Ya sean los videojuegos o las series y películas, lo cierto es que la industria del entretenimiento está de moda ajena a las incertidumbres globales y este éxito se refleja en los mercados. El índice MSCI World Media and Entertainment, que agrupa valores de este sector de media y gran capitalización de todo el mundo, gana alrededor de un 20% en el año, por encima del resto de parqués internacionales, aunque empata con el Nasdaq, que suma un 19%.

Facebook, Alphabet y Disney son los valores con más peso en el índice, aunque también están presentes empresas como Activision Blizzard (creadora del juego Call of Duty) o Electronic Arts, responsable, entre otros productos, de la longeva serie FIFA. Ambas firmas están entre las recomendaciones del banco suizo Julius Baer, que ve en esta industria "oportunidades muy atractivas".

Más del 60% de los analistas de Bloomberg recomienda comprar las acciones de ambos valores, aunque su comportamiento en el año es completamente diferente. Mientras que Activision Blizzard suma un 0,5%, Electronic Arts se anota un 23,6%. No obstante, el consenso de mercado otorga a ambas un potencial de revalorización a 12 meses de en torno al 15%.

Los analistas de Julius Baer también destacan las oportunidades de Alphabet. La matriz de Google solo se anota un 3,2% en lo que va de año aunque los expertos sitúan su precio objetivo en los próximos 12 meses por encima de los 1.300 dólares, más de un 20% por encima de su valor actual. Tras este potencial estarían sus contenidos de Youtube, pero también Stadia, una plataforma de juegos en streaming que comenzará a funcionar en los próximos meses.

Alphabet no ha sido el único de los gigantes tecnológicos en unirse a esta nueva tendencia: la firma la manzana pondrá desde otoño a disposición de sus clientes Apple Arcade, un servicio de juegos por suscripción, mientras que Amazon ya ha adelantado sus intenciones de seguir estos pasos el año que viene.

Todo ello hace concluir a los analistas de AXA IM que los inversores no deben dejar de lado el negocio del entretenimiento. "Tienen que repensar las grandes oportunidades procedentes de una gama de industrias creativas interconectadas en la economía digital de hoy en día", explica Jeremy Gleeson, gestor del fondo AXA WF Framlington Digital Economy. Y es que ya no es suficiente con vender smartphones o tener una plataforma con un amplio catálogo de películas y series. Los clientes (y los inversores) demandan que las empresas sean capaces de ofrecer todo al mismo tiempo.

Cómo competir con Netflix

  • Disney se actualiza. El gigante del entretenimiento infantil sabe que tiene que cambiar su modelo de negocio y pondrá en marcha Disney+, su propio servicio de vídeo en streaming, a finales de este año –a España no llegará hasta 2020–. Desde su anuncio en abril, la revalorización de sus acciones alcanza el 20% mientras que en los años previos, no llegaba al 5%. Además, la compañía está actualizando sus clásicos y en los últimos meses ha lanzado remakes de El rey león, Dumbo o Aladín.
  • Las tecnológicas se centran en los servicios. Además de adentrarse en el mundo de los videojuegos, Apple y Amazon han comunicado la puesta en marcha de plataformas de vídeo en streaming.
  • Las telecos amplían su oferta. Aunque Telefónica incluye en su oferta los contenidos de Netflix, la teleco española quiere competir con la firma estadounidense y acaba de estrenar Movistar+ Lite, una plataforma de vídeo abierta a clientes de otras operadoras.
Normas