Un mismo lenguaje para hombres y mujeres en BBVA

El banco diseña programas de ‘coaching’ y campañas de ‘role models’

Empleados en la Ciudad BBVA en Las Tablas (Madrid).
Empleados en la Ciudad BBVA en Las Tablas (Madrid).

Hablando se entiende la gente... y BBVA quiere hacerlo empleando un único lenguaje para hombres y mujeres. El banco ha sido uno de los pioneros en establecer un plan de igualdad. En 2010, representantes de la entidad y de los sindicatos acordaron el Plan de Igualdad de Trato y de Oportunidades, que actualizaba el acuerdo para la igualdad de BBVA firmado en 2005.

Ya entonces, la entidad explicaba que para “anuncios y ofertas de empleo se utilizará un lenguaje igualitario que invite a ambos géneros sin distinción, sin utilizar el masculino como genérico, siempre que sea posible”. Asimismo, subrayaba que en la convocatoria de cursos de formación se seguiría el mismo procedimiento, así como en la divulgación cultural de la empresa y en las comunicaciones del grupo.

BBVA sigue aplicando estos principios – y el resto aprobados en 2010– y recuerda que “la utilización del lenguaje inclusivo es una medida reconocida por la Red Española del Pacto Mundial como una de las mejores prácticas empresariales vinculadas con el ODS 5 (el quinto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por Naciones Unidas que hace referencia a la igualdad de género)”.

Otras decisiones que ha instaurado BBVA en su política empresarial a fin de evitar la discriminación de género han sido la igualdad en las políticas de acceso al empleo y la elaboración de programas de formación para que la mujer alcance niveles profesionales en los que ahora cuenta con menos representación.

El desarrollo profesional en BBVA se basa en criterios objetivos, sin tener en cuenta el género del candidato; se elimina la brecha salarial y se establecen como cultura empresarial los principios de no discriminación, la igualdad de oportunidades y la conciliación de la vida personal y laboral.

Por tanto, en la entidad se fomenta la flexibilidad horaria, la reducción de la jornada, las excedencias, los traslados, el teletrabajo y el aumento de la utilización de videoconferencias, en lugar de la realización de viajes.

Entre las últimas actualizaciones que BBVA ha introducido en su plan está un programa de coaching para mujeres de alto potencial, para que las ayude a asumir puestos de máxima responsabilidad, y el impulso a la visibilidad de los role models femeninos, mujeres que son referentes en sus ámbitos de actuación dentro y fuera del grupo financiero.

El banco ha añadido la regla de Rooney para las promociones internas, por la cual al menos la mitad de los candidatos para puestos directivos y cargos medios deben ser mujeres.

En la actualidad, el 26% del consejo de administración de BBVA está constituido por féminas y un 17% del total se encuentra en “la primera línea ejecutiva”.

Acoso y violencia de género

BBVA recoge en su plan de igualdad un protocolo para la prevención del acoso sexual. Se trata de evitar situaciones de esta índole, así como los procesos a seguir en caso de que se produzcan.
Quienes sean
víctimas de violencia de género tendrán derecho, por parte del banco, a una reducción de la jornada, a tener preferencia en la solicitud de un traslado, a suspender el contrato de trabajo hasta un máximo de 18 meses y a ser impuntual o ausentarse en el trabajo, cuando esté justificado desde un punto de vista médico, por situación física o psicológica.

Normas