El hotel suite que esconde la Costa de Adeje en Tenerife

Todas sus habitaciones son apartamentos que oscilan entre los 64 y los 177m2

tenerife

Entre el espacio y las comodidades que ofrece un apartamento y los servicios añadidos de un hotel. Esa es la horquilla donde se sitúa Baobab Suites, en la Costa de Adeje (Tenerife). Cada una de sus 125 suites incluye, además de la habitación, un salón, lavadora, cocina equipada, y prácticamente todas ellas, con una amplia terraza con vistas a las montañas y al océano Atlántico.

Este cinco estrellas fue el primero de la zona en adoptar un modelo que se asemeja más al de los apartamentos particulares que al de los hoteles tradicionales. Una tendencia a la que, poco a poco, y auspiciados por el auge de competidores como Airbnb, se han ido sumando cada vez más establecimientos. Este concepto es lo que lo convierte en una opción particularmente atractiva para viajes en familia, pues es más cómodo para viajar con niños, aunque también reciben a grupos de amigos.

Es complicado encontrar dos habitaciones iguales, más allá de los cosméticos de Rituals que presiden el baño, pues ofrecen 21 tipos diferentes de suites, cuyos precios oscilan entre los 170 y los 1.000 euros por noche en función de la época del año y su capacidad. La más pequeña es la Boutique Suite, con capacidad para dos o tres personas y 64 m2, mientras que la estrella de la corona se esconde en el ático, con vistas de 360º al mar y las montañas en las que se sitúa el hotel. Se trata de la Infinity Euphoria, una suite con cuatro habitaciones y capacidad para hasta nueve personas. Sus 177m2 albergan un jacuzzi y una piscina privada y su precio puede llegar a los 1.000 euros por noche en temporada alta, que en Tenerife se concentra en los meses de invierno y Semana Santa. Dentro de esa horquilla, una amplia variedad de combinaciones en función del número de habitaciones y de que incluyan o no piscina y jacuzzi. Además, disponen de tres estudios adaptados para personas con movilidad reducida y una piscina exclusiva para estos alojamientos.

Aunque la mayoría de estancias ofrecen todo lo necesario para disfrutar del sol y la tranquilidad sin salir de ellas, el hotel también cuenta con dos piscinas climatizadas y un centro deportivo. El Activate Sports Club alberga cuatro pistas de pádel, un área de vóley playa, máquinas y varias salas en las que practicar yoga, spinning o pilates prácticamente al aire libre. Y para después del ejercicio, el espacio de belleza y bienestar ofrece desde tratamientos y masajes antiestrés a servicio de manicura y pedicura.

Asimismo, los huéspedes más aventureros pueden disfrutar de una de las experiencias estrella del hotel: su catamarán, Papillon de Tenerife. Un barco para adentrarse en el océano Atlántico y descubrir las ballenas y delfines que rodean la zona. Además, si se reserva un viaje privado (1.200 euros/12 pasajeros), la ruta se acompaña de actividades acuáticas, como jetovator, jetski, wakeboarding o shark sub, y comida tailandesa casera.

Por su parte, la oferta gastronómica del hotel comprende cuatro restaurantes: BB, ubicado junto a la piscina, que propone cocina fusión canaria e internacional; Bite, el bufé en el que se sirven los desayunos y las cenas incluidas en la media pensión; Fuel RestoBar, que cuenta con un menú de comida sana y varias opciones veganas, y Sucás, el restaurante a cargo del chef Lucas Maes.

Normas