Renfe Mercancías ultima una alianza para crecer como operador logístico sin ceder capital

Deutsche Bahn es la favorita, aunque siguen activas otras vías

Isaías Táboas, presidente de Renfe.
Isaías Táboas, presidente de Renfe.

Uno de los puntos clave del plan estratégico de Renfe, el de evolucionar desde su perfil de transportista de carga hacia la creación de un gigante logístico integral, está a un paso de comenzar a cumplirse con la selección de un socio de peso en el sector de las mercancías. El favorito es el grupo público germano Deutsche Bahn, aunque el operador español mantiene aún abiertas otras vías de negociación, según explican fuentes cercanas a las conversaciones.

La vocación de Renfe con este pacto es dar un salto cualitativo en volumen y, especialmente, en presencia geográfica después de que Renfe Mercancías fuera sometida a ajustes para mejorar su eficiencia y buscar una senda estable de beneficios. Pero existe una línea roja que la empresa dependiente de Fomento no quiere sobrepasar, y esta es la decisión de no ceder parte del capital de la citada Renfe Mercancías.

El proyecto de impulsar el negocio de carga con la entrada de un aliado que ofrezca impulso a la actividad ya estuvo sobre la mesa de anteriores Gobiernos, y es en el mantenimiento del capital en manos de Renfe donde radica la principal diferencia del proyecto actual.

Deutsche Bahn suena como principal candidato a cruzar caminos con la empresa que preside Isaías Táboas, tal y como informó El Confidencial, por su peso en el negocio del transporte de carga, su interés por el mercado del sur de Europa y por el que Renfe tiene en el centro del continente, y ante la relación que ambas mantienen ya en compañías coparticipadas como son Transfesa y Pecovasa. En los contactos, ya avanzados, se trata de perfilar si ambas se lanzan a sellar acuerdos comerciales u optan por el modelo de la joint venture, quedando descartados por el momento otros modelos de posible integración como son el intercambio de acciones y la toma de posiciones de la alemana en el operador público español.

Se espera que la decisión final se tome, en todo caso, una vez que sea formado el nuevo Gobierno y se ratifiquen las posiciones tanto al frente de Fomento, que pasará a denominarse Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, como en las empresas públicas de su perímetro. En el sector de las infraestructuras se especula con la continuidad de José Luis Ábalos como ministro y la creación de al menos una segunda secretaría de Estado. Se apuesta por la continuidad en la cúpula de Adif, presidida por Isabel Pardo de Vera, y por el refuerzo de la estructura de Renfe con una dirección general adjunta a la presidencia. Esta última apuntalaría el papel ejecutivo del presidente, Isaías Táboas, en un momento crítico para la compañía como es el de la apertura del transporte de pasajeros a la competencia a partir de diciembre de 2020.

Ábalos afirmó la semana pasada en un foro sobre el ferrocarril organizado por CincoDías que su gabinete apostará por un uso más eficiente de las infraestructuras tras años de inversión multimillonaria. Y el de un mayor volumen de transporte de carga en el ferrocarril es uno de los caminos.

Contrariamente a lo que se espera con la entrada de competencia en viajeros, el transporte ferroviario de mercancías no despega tras años de convivencia entre Renfe y rivales como Acciona, Comsa, Continental Rail (grupo ACS) o la levantina Logitren, entre una veintena de compañías habilitadas para este tipo de servicio. La cuota frente a la carretera no alcanza el 5%, en comparación con cotas que superan el 15% en el resto de Europa.

Entre las palancas activadas para tratar de potenciar el tren en su pugna con el camión están la creación de las autopistas ferroviarias, la construcción de conexiones ferroportuarias o la culminación de dos grandes corredores: Mediterráneo y Atlántico.

¿Qué dice el plan estratégico?

Más red comercial. Renfe Mercancías quiere elevar su capilaridad para llegar a más y más cerca de polos industriales y logísticos. Una mayor red comercial buscaría mayores ingresos. Hasta ahora la empresa se ha centrado en mejorar su eficiencia y en digitalizar el seguimiento de la carga.

Alianzas. La filial de Renfe se abre a buscar un socio estratégico para convertirse en un operador logístico integral. El objetivo es poder ofertar al cliente el transporte de su carga desde el destino hasta el origen.

Análisis de la oferta. Es necesario redefinir el foco de cada negocio a partir de la identificación de la propuesta de valor de cada una de las ofertas.

Normas