Invertir en renovables, sí. Pero ¿cómo?

Las más atractivas hoy en día son las tecnologías eólica y fotovoltaica

Invertir en renovables, sí.
Pero ¿cómo?

Las tecnologías de generación eléctrica a partir de fuentes renovables en España son una realidad muy distinta de lo que eran hace 15 años, no solo por la evolución tecnológica y reducción de costes, sino también por el marco regulatorio y situación de mercado en la que nos encontramos. Actualmente la inversión en proyectos de energías renovables se presenta como una oportunidad muy atractiva por diferentes motivos.

-Las políticas de transición energética y los objetivos de la Unión Europea en materia de renovables suponen un impulso importante a la inversión en este sector.

-La madurez de las tecnologías, tanto tecnológica como de costes, ha mejorado sustancialmente. Los costes de inversión se han reducido drásticamente y tienen aún recorrido a la baja, y la garantía de vida útil de las instalaciones se está prolongando, por lo que la rentabilidad comparada de las tecnologías renovables es sólida a medio y largo plazo.

-Hay un gran potencial de crecimiento a corto y largo plazo, por las políticas de sustitución de fuentes de energía convencionales por renovables.

-Aunque la intermitencia sigue siendo un problema para la operación de los sistemas eléctricos, el desarrollo de tecnologías complementarias (almacenamiento) lleva buen ritmo y los costes se reducen sustancialmente, de forma que la cuota de generación renovable podrá seguir aumentando.

Esto hace que las energías renovables se hayan convertido, tras años de incertidumbre, en una alternativa real para obtener un buen equilibro rentabilidad-riesgo. Por ello, en los últimos meses ha resurgido con fuerza el interés inversor, destacando la inversión de aseguradoras, fondos de pensiones, fondos de private equity especializados, utilities y comercializadoras.

Nosotros llevamos años analizando y siguiendo muy de cerca la evolución del sector y evaluando diferentes estrategias para nuestros clientes. Durante los últimos años hemos preferido no participar en proyectos dependientes de un sistema de retribución primado. Sin embargo, en el contexto actual y gracias a la situación previamente descrita, consideramos que existen oportunidades de inversión muy atractivas a las que se puede acceder a través de vehículos de inversión especializados que son capaces de aportar valor gracias a un equipo gestor con un profundo conocimiento de mercado y bajo una estrategia adecuada según el perfil inversor.

Es importante entender las diferentes estrategias y niveles de riesgo a la hora de invertir en proyectos de energías ­renovables: inversión en fase de desarrollo, donde las rentabilidades pueden ser muy elevadas pero existe un riesgo binario en cada proyecto (por impedimentos a la hora de obtener licencias, permisos que pueden hacer el proyecto inviable); estrategias de compra en ready to build donde se elimina el riesgo desarrollo pero se deben construir, optimizar y poner en marcha los proyectos, y proyectos operativos que ofrecen mayor visibilidad y menor riesgo, pero también menor rentabilidad.

Las decisiones de inversión en este tipo de proyectos requieren un conocimiento profundo del sector y de la tipología de los proyectos objetivo, así como de los aspectos financieros y tecnológicos de los mismos. Los fondos de inversión presentan ventajas indudables en ambos sentidos gracias a su volumen, conocimiento y poder de negociación. La capacidad de optimizar y operar los proyectos adecuadamente, así como la estrategia de desinversión, son aspectos clave para la rentabilidad de estas inversiones donde la escala juega un papel importante. Lo mismo ocurre a la hora de cerrar acuerdos privados de venta de energía o PPA (power purchase agreement) donde la capacidad negociadora es esencial para asegurar precios y dotar de estabilidad a los proyectos. Así pues, los fondos seguirán siendo los protagonistas del sector energético y la principal alternativa para los inversores que quieran tener exposición a este sector.

Las claves del éxito para capturar la oportunidad que ofrece el mercado español actualmente son: el conocimiento del mercado eléctrico y la regulación energética, la experiencia en el desarrollo, construcción y operación de proyectos de este tipo y el acceso a activos de calidad. Todo esto se puede conseguir mediante la alianza con un equipo gestor con experiencia y acceso a proyectos desde la fase de desarrollo. Aunque hay una variedad de tecnologías de generación renovable, no todas son semejantes en cuanto a plazos de inversión, coste unitario de inversión y riesgos. Las más atractivas hoy en día son las tecnologías eólica y fotovoltaica.

Nosotros consideramos que la mejor manera de canalizar la inversión individual en este sector es mediante la inversión en vehículos o fondos de inversión especializados, que permiten aglutinar un mayor volumen de inversión necesario para conseguir las ventajas de escala y diversificación en diferentes proyectos de la mano de un equipo profesional con alto conocimiento de un mercado complejo y sofisticado.

Alejandro Núñez es Director de ‘AIGA advisory’ de A&G Banca Privada

Normas