Mercado residencial

El presupuesto de quienes buscan comprarse una casa toca techo

Por primera vez en cuatro años, cae la proporción de quienes pueden gastarse más de 300.000 euros en una vivienda

Una persona asiste al Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA).
Una persona asiste al Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA).

A pesar de las continuas subidas del precio de la vivienda, el presupuesto que manejan quienes se están planteando adquirir una vivienda ha tocado techo. Por primera vez en los últimos cuatro años, los hogares españoles ya no podrían seguir aumentando la inversión que están dispuestos a hacer para comprarse una casa.

Así lo revela la quinta edición del informe Perfil del comprador de vivienda 2019, elaborado por Planner Exhibitions y Sociedad de Tasación en base a encuestas realizadas a los asistentes al último Salón Inmobiliario en Madrid. Y si bien los resultados del estudio no puede extrapolarse al conjunto del país, las tendencias que arroja pueden replicarse, aunque con matices, al resto del territorio, precisa el director general de Planner Exhibitions, Eloy Bohúa.

Desde 2015, el porcentaje de encuestados con un presupuesto inferior a los 150.000 euros y a los 300.000 euros, respectivamente, había ido disminuyendo en favor de la franja que superaba los 300.000 euros de inversión. Pero los datos de este año muestran que el trasvase entre las distintas franjas de presupuestos “ha tocado techo”. “La elasticidad se ha agotado”, ha insistido Bohúa. Por primera vez en cuatro años, el porcentaje de potenciales compradores dispuestos a pagar más de 300.000 euros baja del 33,4% al 32,6%, rompiendo así la tendencia alcista, mientras sube el de los que afirman poder destinar entre 150.000 y 300.000 euros, del 50% al 51,1%.

El encarecimiento de los precios también tiene su reflejo en las necesidades de financiación. Un 28% de los encuestados (tres puntos más que en 2018 y el más alto de la serie) afirma que necesitaría pedir un crédito por más del 80% del valor de la casa, un tope máximo que el Banco de España recomienda no sobrepasar a las entidades financieras.

El esfuerzo financiero también sigue siendo importante ya que una mayoría (53%) de los potenciales compradores sostiene que tendría que destinar hasta la mitad de sus ingresos al pago de la hipoteca, cuando se recomienda no superar el tercio. No obstante, su peso baja dos puntos respecto a 2018, como también lo hace el de aquellos que afirman que tendrían que dedicar más de la mitad de su sueldo (un punto menos), en favor de aquellos que destinan hasta un 30% (que sube tres puntos).

El consejero delegado de ST Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno, ha querido remarcar que el difícil acceso a una vivienda no es solo un problema del sector inmobiliario, sino también sociolaboral, donde la precariedad del empleo y de los salarios, especialmente entre los jóvenes, lo que ha hecho los compradores de hasta 35 años "prácticamente hayan desaparecido del mapa". 

Normas