Un test de saliva detecta el riesgo de sufrir cáncer o infarto en el futuro

La compañía estadounidense Veritas secuencia el genoma humano por menos de 2.000 euros

Javier de Echevarría, Veritas.
Javier de Echevarría, CEO de Veritas en España.

Si bien la secuenciación del genoma –el análisis de toda la información genética de un individuo– se indica cada vez más a pacientes con patologías graves e incurables (cáncer, enfermedades raras, autismo...), hoy comienza a extenderse su uso como medicina preventiva en personas sanas.

Es el objetivo de Veritas, la compañía estadounidense que acaba de aterrizar en Madrid para gestionar su negocio en Europa y América Latina, y que prepara la apertura en septiembre de un laboratorio en Barcelona –el tercero de la firma después del de Boston y el de China–. Tienen una perspectiva de crecimiento de plantilla en España de los 50 empleados actuales a 200 en los próximos 18 meses, cuenta su consejero delegado, Javier de Echevarría, en una entrevista con CincoDías.

La empresa ofrece la prueba a personas sanas como prevención

“Somos capaces, por un precio muy razonable, por debajo de los 2.000 euros, de ofrecer a la población la secuenciación e interpretación de su genoma completo mediante el cual podemos reportar, con la información disponible, unas 650 enfermedades y otras 400 condiciones desde famacogenéticas (toxicidad a algún medicamento) y screening de portadores hasta predisposición al cáncer, patologías hematológicas, cardiovasculares, neurológicas, metabólicas...”, detalla Echevarría, que se hizo uno por primera vez hace cuatro años en EE UU –“había que irse allí”, dice– por 15.000 dólares (unos 13.250 euros).

Pero si el individuo no quiere hacerse un test completo, la compañía ofrece productos específicos, por ejemplo, uno para conocer solo su predisposición a los tumores, para los problemas cardiacos o para saber la reacción en el organismo de determinados fármacos. “Es un servicio para toda la vida”, añade Echevarría, ya que la compañía va actualizando la información con los años por el mismo precio desembolsado inicialmente.

La firma, recién aterrizada en Madrid, abrirá un laboratorio en septiembre en Barcelona

Esta empresa, que nació en el año 2014 como una spin-off del laboratorio de genética de la Universidad de Harvard, de la mano del profesor George Church, genetista e ingeniero molecular y químico, calcula que hay más de 1.000 condiciones diferentes en las que los genes juegan un papel relevante.

“Estimamos que en torno al 15% de los cánceres tiene su origen en una variante genética o heredofamiliar, así como los episodios cardiovasculares y de muerte súbita, tan comentados últimamente. O que entre el 20% y el 25% de los niños recién nacidos que están en cuidados intensivos esconden una dolencia hereditaria”, apunta.

Proceso

Es sencillo y nada invasivo. Lo único que se necesita es una muestra de saliva, previa media hora en ayunas, que se puede tomar en sus laboratorios asociados como Synlab, sus propias instalaciones e incluso en el domicilio de la persona. Los resultados tardan entre 9 y 12 semanas.
“Trabajamos con laboratorios, médicos y hospitales, sobre todo grandes grupos hospitalarios privados, y con pacientes que se dirigen directamente a nosotros. Pero siempre a través de un profesional sanitario, nunca lo hacemos con un consumidor final si no hay un médico involucrado”, aclara.

De ahí que, una vez que se obtienen los resultados del examen, la firma organiza una consulta de asesoría genética, en la que participa su doctor, y donde se destaca también, si así fuere, las implicaciones clínicas a las que tiene que poner atención o, si es el caso, se le recomienda acudir a un especialista para darle seguimiento.

Tecnología

La compañía dispone de una plataforma propia, con cerca de 20 petabytes de información y en la que ha invertido unos 50 millones de dólares (44 millones de euros), que almacena estos datos “de forma segura y eficiente”. Mientras que para su interpretación, además de la utilización de la inteligencia artificial y del aprendizaje automático, cuenta con un equipo de más de 100 genetistas repartidos por el mundo.

Echevarría asegura que Veritas no vende información a las farmacéuticas ni a las compañías aseguradoras. “No compartimos los datos de ningún individuo, solo ellos tienen acceso, salvo que de manera expresa nos dé su autorización y, aun así, solo lo otorgamos para fines de investigación interna”, arguye.

En España trabaja con el hospital Nens y Clínica Mi Tres Torres de Barcelona y los laboratorios Synlab

Esta empresa está en conversaciones en España con grupos hospitalarios privados –con el Nens de Barcelona acaba de crear una unidad de medicina genómica pediátrica y otra, pero para adultos sanos, con la Clínica Mi Tres Torres–. Y con aseguradoras, aunque el CEO no reveló sus nombres. Tampoco la facturación de la compañía.

En EE UU trabajan ya con la Clínica Mayo, y esperan poder colaborar también con la sanidad pública española, pese a sus limitaciones. “La red pública, que empieza a prescribir estos test de manera puntual en determinados pacientes, es todavía muy restrictiva y muy lenta en dar los resultados”, critica.

Normas