Indra cae un 7% en Bolsa ante la necesidad de ampliar capital para comprar ITP Aero

Planea pedir un préstamo de 1.000 millones y ejecutar una ampliación de capital de 500 millones. Negocia adquirir entre el 60% y el 75% de la firma

indra itp
Edificio de Indra.

Indra cayó este lunes con fuerza en Bolsa ante el supuesto esfuerzo financiero que la compañía tecnológica tendrá que hacer para tomar una participación de control de ITP Aero, el fabricante de componentes aeronáuticos y líder mundial en turbinas de baja presión controlado al 100% por Rolls-Royce desde finales de 2017. Las acciones de la empresa presidida por Fernando Abril-Martorell retrocedieron un 7,06%, hasta 8,955 euros, la mayor caída desde noviembre de 2018. Sus títulos cerraron en mínimos desde el pasado mes de febrero. Desde el viernes, fecha en el que Indra anunció su intención de adquirir una “participación de control” en ITP Aero, acumula un desplome superior al 10%.

La corrección bursátil de este lunes se produjo tras informar El Confidencial de que Indra planea comprar la participación de ITP Aero con un préstamo de BNP Paribas de 1.000 millones de euros y una ampliación de capital de 500 millones. Según confirman a CincoDías fuentes conocedoras de la operación, la tecnológica española planea adquirir entre el 60% y el 75% del fabricante de módulos para motores y, para ello, pedirá dinero a sus accionistas. La transacción, apuntan las mismas fuentes, se espera que se cierre este julio y rondará los 1.000 millones de euros. ITP Aero fue valorada hace tres años en unos 1.360 millones de euros cuando la empresa vasca Sener vendió su 53,12% a Rolls-Royce por 720 millones de euros.

La operación se financiará con un préstamo por los 1.000 millones dirigido por el banco francés, que después sindicará con otras entidades financieras, entre las que podrían estar Banco Santander, BBVA, Citi, CaixaBank y Crédit Agricole. Indra, que cuenta en su accionariado con la SEPI y Corporación Alba (holding de la familia March), que controlan el 30% del capital, propondría acto seguido, en la junta extraordinaria de accionistas que se convocará para aprobar la operación, una ampliación de capital con derecho de suscripción preferente de 500 millones.

El objetivo sería no elevar en exceso la deuda neta del grupo, que a finales de 2018 ascendía a 483 millones de euros. Una cifra que se subió hasta los 592 millones a final del primer trimestre de este año. La ratio de deuda neta/ebitda se situó en 1,9 veces a cierre de marzo, frente a 1,6 veces en 2018. Según El Confidencial, tanto la SEPI como los March apoyarían la operación, que equivaldría a más del 60% de la capitalización bursátil de Indra, que ayer ascendía a 1.582 millones de euros.

Indra, que ha perdido 186 millones de euros de capitalización entre el cierre del viernes y este lunes, se ha limitado a reconocer que están negociando con la multinacional británica la operación . El pasado viernes, la firma comunicó a la CNMV que todavía “no ha tomado ninguna decisión al respecto”, por lo que “no se puede determinar” si las actuales conversaciones “conducirán a la adopción de una decisión definitiva”.

Sin venta de Minsait

El bróker Oddo aseguró ayer que preferiría que Indra vendiera su negocio de tecnologías de la información (agrupadas en Minsait) para evitar que tenga que llevar a cabo una ampliación de capital. Fuentes del mercado aseguraron a este periódico que Indra no tiene ninguna intención de vender este negocio, que en 2018 le reportó unos ingresos de 1.916 millones, un 5% más que en 2017, y casi el 62% del total del grupo.

Ante los rumores de que, tras comprar ITP, Indra llevará a cabo despidos, las mismas fuentes lo niegan. “Son empresas muy complementarias, así que podría ocurrir como cuando Indra compró Tecnocom: hubo muy pocos despidos y fueron en departamentos corporativos, no de negocio”.

Normas
Entra en El País para participar