Distribución

Fridman presiona para que se cierre la refinanciación de Dia tras haber vencido el primer plazo

Los acreedores debían pactar con la empresa antes del pasado sábado

Imagen de un establecimiento La Plaza de Dia.
Imagen de un establecimiento La Plaza de Dia.

Las complicaciones en la refinanciación de la deuda de Dia siguen provocando encontronazos entre el magnate ruso Mijaíl Fridman y los acreedores del grupo de distribución. Letterone, la sociedad a través de la que Fridman controla el 70% de Dia, ha amenazado con no retirarse del preacuerdo firmado el pasado 20 de mayo, un acuerdo que debería haberse cerrado el pasado sábado 15 de junio. La refinanciación de la deuda era una de las condiciones planteadas por Letterone para inyectar los 500 millones de euros prometidos.

Así, Letterone ha comunicado a la CNMV que, "pese a los mejores esfuerzos" llevados a cabo en busca de un acuerdo, aún no se ha llegado a un pacto "para la modificación y refundición de los términos de la financiación sindicada existente, y haber suscrito documentación vinculante en relación con las nuevas líneas de financiación por un importe de 380 millones".

Como recuerda la entidad, el pasado 20 de mayo (después de liquidada la opa) Dia alcanzó un preacuerdo con los acreedores, que estaba condicionado, entre otros factores, a la llegada de las citadas líneas de liquidez, y que tenía vigencia hasta el día 15 de junio. Pasada esta fecha, Letterone podía descolgarse de su compromiso de ampliar capital y, si bien de momento no lo ha hecho, amenaza con hacerlo en caso de que no avancen las negociaciones.

"LetterOne ha comunicado a la Sociedad que no ha ejercitado su derecho a terminar el Lock-Up Agreement, pero se reserva su derecho a hacerlo en cualquier momento si considerase que no es posible alcanzar pronto un acuerdo que asegure una estructura de capital viable a largo plazo para DIA", ha explicado  , en términos y condiciones aceptables para LetterOne y la Sociedad.

Los plazos empiezan a ser ajustados, dado que además de la necesidad de efectivo para sus operaciones corrientes, Dia afronta un vencimiento de deuda de 300 millones el día 22 de julio. Fridman tiene listo, según publicó Cinco Días, el folleto de la ampliación de capital, que deberá ser aprobado por la CNMV antes de poder desembolsar los 500 millones que necesita la cadena de supermercados. Pero para activar la operación es precisa la luz verde de los bancos.

La acción de Dia ha abierto la sesión de hoy con una caída del 4% en 0,56 euros por acción. La ampliación de capital es necesaria para evitar que la firma entre en concurso de acreedores o no pague el bono de julio. Algunos accionistas, en paralelo, exigen que la operación no sea demasiado dilutiva.

El impacto que la ampliación de capital tenga en los actuales accionistas dependerá del precio de la operación: cuanto más baratas se vendan las acciones, mayor número de ellas habrá que emitir para cubrir los 500 millones, y más peso perderán los accionstas actuales. Dado que la empresa vale 349 millones de euros, los accionistas actuales perderán al menos un 60% de su participación. No obstante, Letterone se ha reservado la posibilidad de hacer la ampliación a un precio mínimo de 0,1 euros, lo que dejaría al accionista actual prácticamente anulado.  

Normas