Las cinco cumbres de junio que marcarán el rumbo de los mercados

Desatar el nudo de la guerra comercial es la clave de bóveda de todo, porque es la mayor incertidumbre para el crecimiento

Tras un arranque de año con subidas generosas en las Bolsas, en parte como reacción a un ajuste de precios de las acciones excesivamente intenso en diciembre, los mercados han entrado en un impasse de duda prolongada y con un repunte severo de los índices de volatilidad. La intensificación de la guerra comercial y los temores a un parón en el crecimiento en zonas maduras del planeta, como Europa, se han llevado por delante una parte de las ganancias de los primeros meses y han vuelto a inocular a los inversores del miedo de la recesión. Nadie sabe qué camino tomarán los mercados financieros en el mundo, si optarán por pérdidas adicionales preventivas o verán el horizonte despejado, ante la evidencia de que los beneficios empresariales en las grandes economías replicarán nuevos avances significativos. Pero a lo largo de este mes habrá abundancia de pistas sobre tal rumbo, a juzgar por el menú que hay sobre la mesa. Hasta cinco grandes citas marcarán el devenir de la política comercial y monetaria en el mundo, y su éxito o fracaso determinarán la consolidación de las ganancias y retornos adicionales hasta fin de año, o un recorte mucho más intenso en los precios de los activos.

El lunes arranca en Sintra (Portugal) la cumbre de gobernadores de los bancos centrales, que analizará en qué momento está la actividad y qué respuestas dar a cada situación; mediada la semana la Reserva Federal de EE UU (Fed) anunciará una decisión, ya veremos cómo de definitiva, acerca de si emprende el camino de vuelta con los tipos de interés y comienza a bajarlos; el 20 y 21 de junio el Consejo Europeo comienza el debate sobre el reparto de cargos relevantes en las instituciones europeas, entre los que está quién sustituirá a Mario Draghi en noviembre próximo al frente del BCE, y en función de ello, qué rumbo tomará la política monetaria hasta ahora expansiva del italiano; a renglón seguido una cumbre de productores de petróleo decidirá sobre su oferta de crudo, y quizás la más importante de todas ellas, por las posibilidades reales de desbloquear un arreglo sobre la guerra comercial, será la cumbre del G20 de finales de mes en Osaka (Japón).

Desatar el nudo de la guerra comercial es la clave de bóveda de todo, porque es la mayor incertidumbre para el crecimiento, que es de lo que están pendientes los bancos centrales para mantener las tasas de interés o bajarlas, y los inversores para reforzar sus apuestas empresariales, deshacerlas o cambiarlas por otras más defensivas. El presidente de EE UU, Donald Trump, tiene muy buena parte de las respuestas, pero seguramente mantendrá su apuesta de “América, primero” al menos hasta que logre su reelección en noviembre de 2020.

 

Normas