El mercado no ve las ventajas de la compra de Tableau para Salesforce

Llevaba años en el radar y debería encajar mejor que, por ejemplo, Linked­In, comprada por Microsoft

Logotipo de Salesforce.
Logotipo de Salesforce.

La firma de software de relaciones con los clientes Salesforce, de 125.000 millones de dólares, va a pagar 15.000 millones por Tableau. El jefe de Salesforce, Marc Benioff, dice que la unión permitirá a los representantes de ventas analizar y ver mejor los datos. Wall Street, sin embargo, mira con recelo la prima.

Benioff tiene un buen historial. La compañía que fundó fue pionera en la venta de software como servicio. Decenas de adquisiciones han sido su método de expansión. Los inversores no pueden discutir los resultados: pese al tamaño de la empresa, las acciones se han triplicado en los últimos cinco años, y valen más de 10 veces lo que hace una década. La combinación de los dos negocios también tiene lógica estratégica. Las empresas utilizan Sales­force porque creen que su software hace que su personal de ventas sea más productivo al poner datos útiles en sus manos. La capacidad de Tableau para analizar y visualizar información hace natural la combinación: promete más suscripciones, y quizás precios más altos.

Sin embargo, los inversores son escépticos. Los analistas predicen que los ingresos de Tableau deberían crecer casi un 40% este año. Ya estaba valorada en 8 veces esa generosa estimación de ventas antes de que se diera a conocer la operación. Ahora Benioff ha acordado añadir una prima de 4.500 millones, elevando el múltiplo a 11 veces.

Además, Tableau solo obtendrá este año 140 millones de beneficio neto después de impuestos, según los analistas. Harán falta muchos años de este crecimiento, o grandes beneficios adicionales para los productos actuales de Salesforce, antes de que eso suba lo suficiente para suponer un rendimiento decente. Y Tableau seguirá siendo gestionado por separado. Todo esto ayuda a explicar por qué los inversores laminaron más de 5.000 millones del valor de mercado de Salesforce el lunes, lo que implica que la prima está básicament eperdida. Sin embargo, el objetivo llevaba años en el radar de Benioff y debería encajar mejor que, por ejemplo, Linked­In, comprada por Microsoft por 26.000 millones en 2016. Se merece el beneficio de la duda.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas