El hotel español que ‘flota’ sobre el océano en Maldivas

RIU invierte 120 millones de euros en un megaproyecto de dos establecimientos

La cadena hotelera balear RIU ha puesto punto final, tal y como justifica Luis Riu, consejero delegado de la compañía, “al proyecto más complejo de las 123 obras acometidas desde que llegué al cargo”, con la apertura de sus dos nuevos hoteles en las Islas Maldivas.

Un trabajo de construcción e ingeniería civil sin precedentes realizado en dos islas en mitad del Oceano Índico, que se ha prolongado durante dos años y que ha requerido una inversión de 120 millones de euros. Para ello lo primero que hizo fue adquirir esas dos islas en septiembre de 2015 y obtener una concesión para su explotación para los próximos 99 años. Posteriormente se inició la construcción de los edificios donde albergar a los cerca de 1.500 trabajadores, una gran parte de ellos procedentes de China, que han desarrollado la construcción de los dos hoteles en turnos maratonianos para cumplir con los plazos del proyecto.

Imagen del proyecto de Riu en Maldivas
Imagen del proyecto de Riu en Maldivas

La firma danesa MTH Hochgaard se encargó de la consultoría y las infraestructuras marítimas, la china CCCC-China Harbour Engineeering de la obra civil y la japonesa Shin Nippon de la depuradora, los generadores o el aire acondicionado.

Se trata de dos hoteles en régimen de todo incluido: el RIU Atoll, situado en la isla de Maafushi, con 264 habitaciones y cuatro estrellas, y el RIU Palace Maldivas, con 176 habitaciones y cinco estrellas. Ambos están conectados a través de una pasarela de 800 metros sobre la que se reparten las 72 villas suspendidas sobre el agua. Una vez inaugurado, los desafíos logísticos para gestionar el día a día de los hoteles (es la primera gran cadena española que abre en Maldivas) tampoco son menores.

El hotel de Riu que 'flota' en Maldivas
El hotel de Riu que 'flota' en Maldivas

La luz se obtiene a través de tres generadores que están funcionando permanentemente, con otros dos esperando ante posibles fallos, mientras que la comida y la bebida se pide con mucha antelación, ya que tiene que venir en contenedores desde España en el caso de los elaborados (el primer pedido llegó en cinco contenedores y tardó tres meses), mientras que el pescado (se compra una tonelada a la semana), la carne, las frutas y las verduras se adquieren en Maldivas y Sri Lanka.

Para garantizar su conservación, la hotelera cuenta con un centro productivo en el que el volumen de mercancias en stock, tanto fresco como elaborado, le permitiría mantener el servicio en caso de bloqueo durante los tres meses siguientes. También cuenta con una planta desalanizadora de la que se obtiene agua potable y una depuradora que recicla las aguas residuales y las reutiliza para riego.

Para la temporada baja en Maldivas, que coincide con la alta en Europa, el mercado más importante en cuanto a contratación es el español, algo que ha sorprendido positivamente a la compañía hotelera, ya que los los precios son más caros que en el Caribe y porque aún no existe un vuelo directo (la llegada a Male, la capital de Maldivas, obliga a hacer escala en Doha, Dubai o Estambul). Un viaje de siete días puede costar en torno a 1.500 euros por persona entre julio y agosto.

El hotel español que ‘flota’ sobre el océano en Maldivas

En el caso de la temporada alta en Maldivas, de noviembre a abril, el mercado más importante en ocupación será el chino, aunque Pepe Moreno, consejero directivo de RIU, advierte que tendrán que hacer una importante labor de pedagogía para que comprendan el concepto del “todo incluido” con el que no están familiarizados, tal y como han podido comprobar en los hoteles que tiene la cadena balear en Mauricio o Sri Lanka.

En temporada alta, el precio de un paquete de siete días escala hasta los 2.500 o 3.000 euros.Moreno no descarta futuros proyectos en Maldivas, pero fija un plazo de tres años para ver como funciona la actual inversion. “Si logramos que el mercado chino abra camino para que la mitad de los turistas sean asiáticos, podríamos plantearlo”.

Un gasto de 2.500 millones en cinco años

Reformas y aperturas. RIU ha invertido 2.500 millones de euros en los últimos cinco años en la reforma de sus hoteles y en las nuevas aperturas que ha acometido en ese período.

Proyectos. Las tres primeras aperturas para 2019 han sido el RIU Astoria y el RIU Palace Sunny Beach, ambos en Bulgaria, acometidas en abril y junio; el RIU Plaza España (Madrid), en julio, y el RIU Palace Taghazout en octubre. En 2020 abrirá en Dubai y Nueva York y abordará nuevos proyectos en Manhattan, Londres, Toronto y Senegal.

Renovaciones. El calendario de referomas es mucho más ambicioso, ya que prevé obras en diez de sus establecimientos en 2019: Oliva Beach, Garoe, Ocho Rios, Palmeras, Palace Riviera Maya, Emerald Bay, Palace Zanzibar , Vallarta, Tikida Garden y Concordia.

Normas