Ana Botín: “En Santander somos más que corbatas rojas, hay mujeres”

La presidenta de Santander y Universia apunta que la ciberseguridad es el gran reto de la sociedad y defiende un cambio para alcanzar un crecimiento sostenible e inclusivo

Ana Botín, junta de accionistas de Universia.
Ana Botín, junta de accionistas de Universia.

La presidenta de Banco Santander y de Universia, Ana Botín, cree que en España se formará un Gobierno “con razonable estabilidad” para poder adoptar políticas de futuro, y promover una reforma de la educación. Por ello, ha pedido a los rectores que defiendan con firmeza la necesidad de promover la reforma de la educación de manera prioritaria. “Necesitamos un marco más abierto que permita gestionar de manera más ágil, con mayor capacidad de hacer y convertir en realidad la vocación de la universidad, con más autonomía, con más rendición de cuentas para poder asumir mayores responsabilidades y más compromisos”, insistió Botín, durante su discurso de bienvenida en la XIX junta general de accionistas de Universia, celebrada en la sede del Santander en España, y a la que asistieron representantes de 56 universidades de los 72 campus que conforman la plataforma educativa.

También ha manifestado que “la voluntad de consenso no puede ser razón para la parálisis y la inacción”, y ha manifestado la importancia de tomar decisiones y avanzar “de manera decisiva”. Porque “si no pasamos a la acción, nos quedaremos atrás y no vamos a conseguir objetivos de crecimiento sostenible e inclusivo”. En este sentido, Botín dibujó el panorama actual con la finalidad de realizar cambios de manera urgente para afrontar el futuro: porque en un periodo de 15 a 20 años, la inteligencia artificial y la robótica reemplazarán entre el 40% y el 50% de los empleos, lo que puede afectar al trabajo de entre 400 y 800 millones de personas. En ese periodo, un tercio de las 500 mayores empresas del mundo habrán desaparecido o se habrán transformado. En su opinión, la revolución digital traerá nuevos empleos que requieren también nuevos conocimientos y competencias, que deberán adquirirse a lo largo de los diferentes ciclos educativos y consolidarse y ampliarse en la universidad, “en un diálogo permanente con la sociedad y los sectores empresarial, productivo y económico”.

anco Santander y de Universia, Ana Botín, cree que en España se formará un Gobierno “con razonable estabilidad” para poder adoptar políticas de futuro, y promover una reforma de la educación. Por ello, pidió a los rectores que defiendan con firmeza la necesidad de promover la reforma de la educación de manera prioritaria. “Necesitamos un marco más abierto que permita gestionar de manera más ágil, con mayor capacidad de hacer y convertir en realidad la vocación de la universidad, con más autonomía, con más rendición de cuentas para poder asumir mayores responsabilidades y más compromisos”, insistió Botín durante su discurso de bienvenida en la XIX junta general de accionistas de Universia, celebrada en la sede de Santander en España y a la que asistieron representantes de 56 universidades de los 72 campus que conforman la plataforma educativa.

También manifestó que “la voluntad de consenso no puede ser razón para la parálisis y la inacción” y manifestó la importancia de tomar decisiones y avanzar “de manera decisiva”. Porque “si no pasamos a la acción, nos quedaremos atrás y no vamos a conseguir objetivos de crecimiento sostenible e inclusivo”. En este sentido, Botín dibujó el panorama actual con la finalidad de realizar cambios de manera urgente para afrontar el futuro: porque en un periodo de 15 a 20 años la inteligencia artificial y la robótica reemplazarán entre el 40% y el 50% de los empleos, lo que puede afectar al trabajo de entre 400 y 800 millones de personas. En ese periodo, un tercio de las 500 mayores empresas del mundo habrán desaparecido o se habrán transformado. En su opinión, la revolución digital traerá nuevos empleos que requieren también nuevos conocimientos y competencias, que deberán adquirirse a lo largo de los diferentes ciclos educativos y consolidarse y ampliarse en la universidad, “en un diálogo permanente con la sociedad y los sectores empresarial, productivo y económico”.

También quiso destacar el rol y la importancia que pueden desempeñar los bancos y el sistema educativo para “cambiar el mundo”, a la vez que animó a los jóvenes a “no tener miedo al fracaso” y a encontrar su motivación. Y destacó que el 90% de los créditos los concede la banca y para ello se necesita que esta sea rentable. Animó, en este sentido, a las universidades a realizar análisis, ya que manejan datos con rigor, del impacto que tiene el sistema financiero en la economía. Porque hasta que alguien “no proponga un sistema mejor”, es el que tenemos, y dado que “Europa compite con Estados Unidos y con China, el sistema financiero necesita el apoyo de la sociedad”.
Otro de los puntos que resaltó Ana Botín fue el de la ciberseguridad, una de las asignaturas que urge abordar. “El reto es enorme, porque es importante saber dónde se ha cometido el robo, pero también quién es el responsable”, añadió la ejecutiva, que señaló que un tercio de los ataques, que han sufrido no solo los bancos sino otras organizaciones en los últimos cinco años, vienen de Estados nación, por lo que es necesario sumar a más agentes, a Gobiernos y a instituciones financieras. En este punto, avanzó que el próximo año la junta de accionistas de Universia se celebrará en León y se hará en colaboración con el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe).

La junta se celebró en un tono desenfadado, dentro de un ambiente distendido, en el que la presidenta de Universia no dejó de tomar apuntes e invitó a los rectores que este año se han despedido de su cargo a que dirigieran unas palabras a los asistentes y dieran su visión de la universidad. La intervención del expresidente de la CRUE Roberto Fernández no dejó indiferente a Botín, ya que este destacó el decisivo papel que han jugado dentro del entorno universitario los hombres de corbata roja de Santander, y expuso sus miedos a que cuando ella tomó el timón de Universia prefiriera apoyar a los coches, refiriéndose al patrocinio que la entidad financiera mantenía con la Fórmula 1, en vez de a la universidad.

La presidenta dejó claro que optó por la formación “y no por los coches”, como también decidió apoyar el fútbol, porque “va ligado a los valores” del banco. También advirtió que en Santander, “además de corbatas rojas, hay mujeres, unas van de morado, otras de otros colores...”. Y no dudó en advertir que desde “mi posición quiero cambiar el mundo”.

 

70.000 becas este año

Ana Botín reafirmó el compromiso del banco con la educación superior, que se concretará, entre otras acciones, en la concesión de más de 70.000 becas este año. Y expresó su deseo de que Universia se convierta “en una plataforma de primer nivel, líder en servicios, y la mejor en alcance y contenidos, no solo para las universidades, sino para los universitarios”.

Normas