Las recetas de Amal Clooney para lograr un cambio social

La abogada y experta en derechos humanos admira la fuerza de la juventud a la hora de impulsar cambios sociales

Las recetas de Amal Clooney para lograr un cambio social

En un contexto en el que los consumidores tienen cada vez más poder sobre las marcas, la responsabilidad social corporativa (RSC) se ha convertido en un elemento más que los usuarios miran con lupa a la hora de decantarse sobre una u otra compañía. Un pilar que, según reivindicó la abogada experta en derechos humanos Amal Clooney, durante el congreso SAP Ariba Live Barcelona, organizado por la compañía de soluciones de software para empresas SAP, no es solo un valor atractivo sino un componente fundamental para sobrevivir como empresa en el siglo XXI.

Las compañías pueden contribuir a la mejora de los derechos humanos y asegurar que las cadenas de suministro estén libres de esclavitud y trabajo infantil. "Si nuestros principios como corporación son la responsabilidad, la transparencia y la sostenibilidad, debemos garantizar que todos nuestros procesos responden también a estos fundamentos", manifestó la directora de marketing de SAP Ariba, Tifenn Dano Kwan, durante su introducción.

"Han pasado 70 años desde que se firmó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, promovida por la Asamblea General de las Naciones Unidas, pero aún estamos muy lejos de cumplir los objetivos", manifestó Clooney. No obstante, la experta, que felicitó a SAP por la amplia presencia de mujeres que participaron en las ponencias, se mostró optimista a pesar de la contundencia de sus declaraciones y lanzó un mensaje para los más escépticos: "Seguramente os estéis preguntando qué tiene que ver una experta en recursos humanos en un congreso de una compañía tecnológica, pero precisamente estoy aquí hoy para demostrároslo", ante un público que había pagado alrededor de 1.150 euros por una silla en el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona.

Aunque desde Occidente se tiende a pensar que estas cuestiones están más que superadas aquí, continuó Clooney, la realidad es que es un problema que debería preocupar a todo el mundo, independientemente de si se pertenece a los colectivos más expuestos o no. La experta se mostró preocupada por la falta de representación femenina en casi todas las áreas, así como por las barreras que tienen que superar las mujeres en muchas partes del globo para acceder a la misma educación que sus compañeros. También interpeló a la comunidad LGTB: "Hoy en día es ilegal tener relaciones con personas del mismo sexo en 70 países y hay 14 en los que te pueden ejecutar por ello".

El periodismo completó el podio de las cuestiones que la activista consideró más problemáticas. "Al fin y al cabo, seguro que muchos de los presentes estáis al día de las noticias. Los reporteros hoy están expuestos a más peligros que nunca. No porque vayan a zonas más conflictivas, sino porque se han convertido en un objetivo, pues cuentan las historias de abusos que quienes ejercen no quieren que se sepan", alertó Clooney, quien asesoró a los dos periodistas de la agencia Reuters que fueron encarcelados en Myanmar por investigar sobre las matanzas a los musulmananes de la comunidad rohingya por fuerzas de seguridad. Los reporteros, que recibieron el premio Pulitzer por su trabajo, fueron liberados después de 500 días de prisión.

En este escenario, el papel que desempeña la juventud es el principal motivo para el optimismo. "Estamos lejos de un escenario ideal, pero soy positiva porque veo constantemente la resiliencia de los seres humanos, e incluso en las situaciones más oscuras, admiro la determinación de la gente joven que lucha por un mundo mejor", aseguró. En esta línea, Clooney animó a todos los espectadores, en el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona, a no permanecer impasibles ante situaciones de injusticia. "A pesar de nuestras diferencias individuales, lo que debemos tener en común es no quedarnos callados porque si permanecemos en silencio en un contexto de abuso, estamos en el lado de la opresión", sentenció.

El papel de las empresas

Las corporaciones tampoco pueden quedarse al margen en un escenario que exige una responsabilidad mayor. “Si permanecemos en silencio ante un abuso, estamos del lado del opresor”. La abogada señaló a la empresa cementera Lafarge, acusada de ser cómplice de crímenes contra la humanidad por financiar supuestamente al Estado Islámico para mantener abierta su planta en Siria. En el lado contrario, la activista destacó el rol de bancos como Goldman Sachs, Deutsche Bank o Citigroup en defensa de la comunidad LGTB.

Presión. Las entidades financieras, impulsados por personalidades como el marido de la abogada, George Clooney, hicieron boicot a los hoteles propiedad del Sultán de Brunéi, Muda Hassanal Bolkiah, a raíz de un cambio en la legislación del país que llamaba a lapidar a todo aquel que mantuviera relaciones con personas del mismo sexo. “El tiempo en el que los negocios no tenían que situarse en primera línea de lo que ocurría en el mundo ha quedado atrás”, recordó Amal Clooney, para quien si las compañías no se adaptan a este cambio de mentalidad, serán juzgadas por las comunidades donde operan. Y añadió “en el largo plazo, una empresa ética es más sostenible”.

Normas