Una década perdiendo autónomos jóvenes en España

Desde 2007 se han perdido más de 135.000 trabajadores

autónomos jóvenes

Desde 2007, se ha experimentado en España una pérdida de 175.304 afiliados de menos de 30 años al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Aunque en 2018, el número de autónomos jóvenes decreció solo en 1.790 afiliados. La cifra se suma a una década de descensos prácticamente ininterrumpidos.

La Unión de Trabajadores Autónomos (UATAE) ha denunciado la situación. Considera que esta tendencia es “insostenible y muestra un distanciamiento cronificado de los jóvenes hacia el emprendimiento”. Según María José Landaburu, secretaria general de UATAE, “los jóvenes identifican el trabajo autónomo con la falta de protección, las dificultades de financiación y una mayor carga de trabajo por una menor retribución”.

Reducción de la brecha de género

Por el contrario destacan que en el autoempleo joven se ha reducido la brecha de género. Sin embargo, la situación actual revela que en los jóvenes sigue existiendo una gran desigualdad entre hombres y mujeres. Un 63,2% de los autónomos menores de 30 años son hombres, frente a 36,8% mujeres.

No obstante, el decrecimiento entre 2007 y 2018 fue menor en mujeres, esto supuso un descenso del 30.3%, frente a un 45,2% de varones, lo que significa que, en general, las mujeres tienen experiencias de emprendimiento más largas y estables.

En ese sentido, Landaburu ha denunciado que “grandes ideas no se desarrollan porque no tienen el capital necesario o por que se compaginan con otras actividades por cuenta ajena” y ha reclamado “un consenso de todos los agentes sociales y políticos para crear una estrategia de emprendimiento juvenil para la próxima década y un banco de financiación del talento”.

E insiste la secretaria general de UATAE que se vende una idea de emprendimiento que no muestra la variedad y realidad del trabajo autónomo y se sigue insistiendo en medidas de buen espíritu pero que consideran que no funcionan, como lo es la tarifa plana.

Normas