Inditex, un liderazgo mundial construido sobre la revolución de la moda rápida

Axesor le otorga un rating de AA+ con tendencia estable

Inditex, un liderazgo mundial construido sobre la revolución de la moda rápida

El grupo español Inditex es el líder a nivel mundial en el sector de la moda. Durante 2018, generó unas ventas de 26.145 millones de euros (+3,2% frente al año anterior) y un Ebitda de 5.457 millones de euros. En ese período, su competidor más próximo - H&M - registró unas ventas un 23% inferiores, con un margen Ebitda del 12%, muy por debajo al de Inditex, que fue del 21%.

Las ventas internacionales del grupo representaron el 82,6% de su facturación en 2018. Europa es claramente la región a la cabeza (47,4%), seguida de América (15,4%), principalmente Latinoamérica, Asia y el resto del mundo (19,8%). Este alto grado de diversificación geográfica permite al gigante textil reducir el riesgo que supondría la concentración en un mercado determinado.

Inditex presenta una situación financiera sólida, con una posición neta de tesorería una vez descontada la deuda, y una holgada situación de liquidez, fundamentada en una óptima generación de caja operativa y una excelente flexibilidad financiera. Por todo ello, desde Axesor Rating le otorgamos una calificación no solicitada de AA+ con tendencia estable.

Inditex revolucionó el mundo de la moda con el concepto de fast fashion (moda rápida), que rompió con el modelo rígido de presentación de dos grandes colecciones anuales. Con lanzamientos continuados de colecciones durante todo el año, se adapta de forma dinámica a los cambios de tendencias dentro de cada campaña comercial. Así consigue aumentar el tráfico en las tiendas e incrementar el consumo del cliente.

Este sabe que los artículos a la venta cambian con frecuencia y lo asume como incentivo para visitar más veces la tienda. La alta rotación del producto le impulsa además a consumir porque, si al encontrar un artículo de su gusto no lo compra, corre el riesgo de que en la próxima visita ya no esté.

El modelo de negocio fast fashion requiere un desarrollo avanzado de las políticas de abastecimiento y logística. Es preciso un significativo grado de aprovisionamiento en España y países cercanos (UE y arco mediterráneo) que por su cercanía y flexibilidad permitan una elevada rotación de las colecciones y una renovación constante de los artículos de moda en las tiendas. Según datos publicados por Inditex, las fábricas de proximidad suponen el 60% de todas las que producen para el grupo.

Además, Inditex es capaz de realizar dos envíos semanales a sus tiendas gracias a un sistema logístico centralizado y una información online en tiempo real del stock mantenido en cada tienda y de sus pedidos.

Otra clave del éxito es un producto con una buena relación calidad, diseño y precio. Para ello destina muchos recursos al seguimiento de las últimas tendencias marcadas por las casas de moda y se apoya en economías de escala y en una colaboración muy estrecha con el proveedor, encaminada a una mejora de la eficiencia fabril de este.

En lo que se refiere a las ventas por internet, Inditex ha sabido combinarlas con sus tiendas físicas. Los ingresos online suponen un 14% del total de las ventas en los mercados que ofrecen esta modalidad, en línea con sus competidores más cercanos.

El modelo de negocio, muy centrado en las tiendas propias y en el que las franquicias juegan un papel menor, permite un control en la gestión comercial de los productos en términos de precios, promoción y publicidad. Su política comercial multi marca (Zara, Massimo Dutti, Uterqüe, Zara Home, etc.) le permite abarcar diferentes segmentos de mercado.

Desde Axesor Rating, confiamos en que Inditex continuará liderando un sector muy complicado que ha llevado a muchas empresas a pasar por serias dificultades económico-financieras.

Normas