Pablo Isla elige a Carlos Crespo consejero delegado de Inditex para culminar su digitalización

Se convierte en el número dos de la textil, que no tenía CEO desde 2011. Isla sigue como presidente ejecutivo

Pablo Isla elige a Carlos Crespo consejero delegado de Inditex para culminar su digitalización

Inditex acometerá en julio el movimiento más relevante en su cúpula directiva desde que, en 2011, Amancio Ortega nombrara a Pablo Isla como presidente ejecutivo. El propio Isla propuso este jueves el nombramiento de Carlos Crespo, actual director de operaciones de la textil, como nuevo consejero delegado de la compañía, es decir, su mano derecha y número dos en la gestión diaria de la multinacional radicada en Arteixo (A Coruña).

Un movimiento trascendental en tanto que, desde aquel 2011, Pablo Isla ha asumido la total responsabilidad ejecutiva de una firma con un volumen de negocio que en 2018 superó los 26.000 millones de euros, con un potente equipo directivo detrás pero sin un número dos definido.
La designación de Carlos Crespo cambia este modelo organizativo y recupera una figura, la del consejero delegado, que había desaparecido del organigrama de Inditex desde ese año 2011. El último en ocupar ese puesto fue, precisamente, Pablo Isla, durante seis años, antes de ser señalado por el fundador Amancio Ortega como su sucesor al frente del gigante textil.

A diferencia de entonces, este nombramiento no convierte a Crespo en sucesor del actual presidente ejecutivo, en tanto que Inditex confirmó ayer que Pablo Isla continuará como número uno de la compañía, y será reelegido como tal en la próxima junta general de accionistas, que se celebrará en julio, aún con fecha por definir.

Los accionistas tendrán que aprobar también el nombramiento de Crespo, que seguirá hasta entonces como director general de operaciones. Pero a partir de julio, este asumirá una importante responsabilidad como número dos, la de liderar la última etapa del proceso de digitalización que Inditex comenzó en 2012, y terminará en 2020. Prueba de ello es que el futuro consejero delegado asumirá la máxima responsabilidad en las áreas de tecnología, seguridad de la información, logística y transporte, obras, asesoría jurídica, compras y contrataciones y sostenibilidad, áreas que ya lideró como director de operaciones, pero que ahora elevan su relevancia con su nuevo cargo. También definirá,  junto con Pablo Isla, la estrategia global de la compañía.

El reto para Crespo es mayúsculo. Isla anunció en septiembre del año pasado que todas las marcas de Inditex [Zara, Zara Home, Massimo Dutti, ­Bershka, Oysho, Pull & Bear, Stradivarius  y Uterqüe] venderían sus productos a 200 mercados a través de internet en 2020. Esto supondrá la integración completa de las tiendas físicas y online, un proceso iniciado en 2012. La clave es el desarrollo de la tecnología RFID, que permite conocer al segundo dónde está cada prenda, cuál es el stock que hay en una tienda o si un pedido hecho online debe ser atendido por un almacén o por un establecimiento físico.

Como parte de ese proceso también está la conversión de las casi 7.500 tiendas del grupo en establecimientos ecoeficientes, que regulan de forma inteligente aspectos como el consumo energético.

Otro de los grandes retos que afronta Crespo como mano derecha de Isla es el cierre de tiendas que el grupo ha acometido en los últimos años, como parte de su estrategia de concentrar en grandes establecimientos las ventas que previamente se repartían entre locales de menor tamaño.
En un comunicado, Isla destacó la labor llevada a cabo por Crespo como director general de operaciones, añadiendo que su aportación será muy valiosa “en el momento estratégico actual de transformación digital y de compromiso con la sostenibilidad de la compañía”.

Por su parte, Crespo se mostró “muy ilusionado de poder participar en este momento de la compañía, donde tanto la transformación digital como la sostenibilidad en todas sus vertientes suponen retos apasionantes para cuyo desarrollo son imprescindibles innovación, espíritu emprendedor y trabajo en equipo, aspectos intrínsecos a la cultura de nuestra empresa”.
Crespo, de 48 años, inició su andadura en Inditex en 2001 como responsable de políticas contables dentro del departamento de administración financiera. Después dirigió la gestión administrativa de existencias en los centros logísticos del grupo, y posteriormente, en 2005, asumió la dirección del departamento de auditoría interna.

Un puesto que ocupó hasta el año pasado, cuando fue nombrado director general de operaciones, empezando entonces a encargarse de las cuestiones relativas a la transformación digital del grupo. En su puesto le sustituyó Paula Mouzo.

Inditex presentará sus resultados del primer trimestre el 12 de junio, momento en el que Pablo Isla dará más detalles del nuevo modelo ejecutivo que tendrá el grupo a partir de julio.

El consejo de administración se elevará a 11 miembros

Dos más. Como futuro consejero delegado de Inditex, Carlos Crespo entrará en el consejo de administración de la sociedad, como consejero ejecutivo. Pero no será el único cambio. En un hecho relevante remitido ayer a la CNMV, la compañía explicaba que aumentará el tamaño del máximo órgano de gobierno hasta los 11 consejeros, dos más que hasta ahora. El primero es Crespo, pero el segundo todavía es una incógnita. Según informó ayer la empresa, esta ya ha comenzado el proceso para seleccionar un nuevo consejero independiente, que será designado por cooptación. Cuando culmine el proceso, el consejo de administración de Inditex pasará a tener dos consejeros ejecutivos, mantendrá en tres el número de consejeros dominicales y seguirá contando con una mayoría de seis consejeros independientes. Y pese a estos cambios, Pablo Isla continuará en su puesto de presidente ejecutivo, y por tanto, como número uno del grupo tanto a nivel institucional como gestor.

Normas