Naturgy gana la batalla a Alpiq y recupera su planta de gas de Tarragona

Recupera la gestión del ciclo combinado de Plana del Vent el 1 de junio, sobre la que la compañía suiza tenía una opción de compra que no ha ejercido

Central de gas de Plana del Vent,en Tarragona.
Central de gas de Plana del Vent,en Tarragona.

ras un largo conflicto con Alpiq España, Naturgy ha logrado recuperar la titularidad del Grupo I de la central de ciclo combinado de Plana del Vent (Tarragona), que la energética suiza explotaba desde hacía nueve años y sobre la que tenía una opción de compra que no ha querido ejercer. Según fuentes próximas a Naturgy, esta misma semana ambas compañías firmarán un acuerdo de reversión de la planta, de 400 MW de potencia, que comenzará a operar directamente la energética española el próximo sábado, 1 de junio.

Previamente, el operador del mercado eléctrico, Omie, deberá proceder a un cambio de registro en favor de la empresa que preside Francisco Reynés, el operador del mercado, indican las mismas fuentes. Estas añaden, que Naturgy asumirá la actual plantilla (una treintena de personas) de la central que ahora se traspasa.

Aunque el acuerdo que ponía fin a la gestión por parte de Alpiq España del primer grupo de Plana del Vent, ubicado junto a la centra nuclear de Vandellós, terminó el pasado mes de marzo, las partes acordaron una prórroga de varios meses tras la resistencia de la suiza de ceder la instalación. Esta cesión se remonta a 2011, cuando, en el proceso de autorización de la función de la antigua Gas Natural sobre Unión Fenosa, la autoridad de Competencia (antigua CNC) le obligó a realizar una serie de desinversiones para reducir su posición de dominio en ciertos mercados.

Una de las condiciones fue la venta del segundo grupo del ciclo combinado de Tarragona a Analp y Alpiq (esta absorbería después a la primera) por 200 millones de euros, y, en el caso del primer grupo, la operación el mantenimiento. Una gestión que terminaba este año y que la suiza intentó mantener pidiendo la intercesión del Ministerio de Transición Ecológica.

En la segunda mitad del año pasado, la suiza denuncció ante el departamento que dirige Teresa Ribera que naturgy tenía un aincompatibilidad para explotar la planta por tratarse de un operador dominante del mercado eléctrico. Alpiq consideraba que la recuperación de la titularidad de la instalación por parte de Naturgy era una operación de concentración empresarial que debía recibir el visto bueno de la autoridad de Competencia y que contravenía las condiciones que se le impusieron en su día en el marco de la fusión con Unión Fenosa. Se trata, según Alpiq, “de un acuerdo titulado por Competencia”. Y que, en cualquier caso, aunque recuperase la propiedad, la gestión debía cederla a un tercero, como hasta ahora.

El contrato con Alpiq (que recibía los incentivos de que disfrutaba la planta) obligaba a Naturgy a pagarle por la operación y el mantenimiento de la central sin tener en cuenta su rentabilidad. Y aunque la suiza sí hizo una oferta, Naturgy la consideró inaceptable al estar por debajo de los 50 millones.

 

La suiza vende su negocio exterior

La francesa EDF vendió recientemente la participación del 25% que tenía en Alpiq por 436 millones de euros a EOS Holding y Primero Energy. Estas empresas alcanzan así el 88% de la energética suiza.

Los accionistas de control comunicaron, tras cerrar la operación, su intención de excluir a Alpiq de Bolsa. Y, según la prensa suiza, la energética habría puesto en venta todos sus activos en el extranjero, incluyendo los de su filial española. Esta comercializa gas y electricidad a grandes consumidores, es titular del segundo grupo del ciclo combinado de Plana del Vent (Tarragona) y, hasta esta semana, ha gestionado el primer grupo de este complejo (ambos suman 800 MW) propiedad de Naturgy.

MÁS INFORMACIÓN

Normas