Brexit

May retrasa presentar su nuevo plan ante los rumores de su inminente dimisión

La ‘premier’ podría renunciar entre este viernes y el lunes, según vaticinan varios medios británicos

La primera ministra británica Theresa May
La primera ministra británica Theresa May REUTERS

El Gobierno británico dio este jueves marcha atrás y decidió no publicar este viernes el contenido del polémico proyecto de ley sobre el acuerdo del Brexit, ante la rebelión surgida en el Partido Conservador y la creciente presión para que la primera ministra, Theresa May, renuncie al cargo, una dimisión que, según los medios británicos, parece inminente.

La premier se reunió este jueves con varios miembros de su Gabinete para escuchar sus quejas en torno a la renovada propuesta de acuerdo de salida que May pretende someter a votación en el Parlamento de Westminster a principios de junio. En un intento por recabar apoyos de la oposición, la líder anunció el martes que su plan incluiría una Unión Aduanera temporal con la UE y la posibilidad de impulsar un segundo referéndum, algo que los euroescépticos rechazan de plano, conscientes de que una segunda consulta podría dar al traste con el divorcio. Pero además de no contentar a sus oponentes, las concesiones de la premier suscitaron una revuelta interna en su partido, con la dimisión el miércoles por la noche de la líder de los conservadores en la Cámara de los Comunes, Andrea Leadsom, y diputados maniobrando para tratar de precipitar su caída.

Más frágil que nunca, May se reúne este viernes con Sir Graham Brady, el presidente del influyente Comité 1922 –que agrupa al conjunto de los diputados conservadores sin cargo en el Gobierno–. Un encuentro tras el que varios medios británicos, entre ellos The Times, vaticinan que podría producirse la dimisión de la primera ministra, para evitar ser sometida a otra humillante moción de censura por su propio partido –para lo que sería necesario que el Comité cambiara la regulación, ya que la actual exige que pase un año de margen entre una y otra, y la última fue en diciembre–.

De no ser este viernes, la renuncia de May podría suceder el lunes, una vez se conozcan los resultados de las elecciones europeas –celebradas este jueves en Reino Unido–, para las que varios sondeos vaticinan una debacle de los conservadores, que podrían sacar los peores resultados de su historia, y la victoria de Nigel Farange al frente del Ukip, el partido que promovió el Brexit. Según la cadena de televisión ITV, la batalla por el liderazgo tory podría arrancar el 10 de junio, tras las visita oficial al país del presidente estadounidense, Donald Trump.

Normas