Android es gratis, pero puede acabar saliendo bastante caro

Sin acceso al catálogo de más de 3 millones de 'apps' de Google Play, los teléfonos chinos tienen poco atractivo

Logotipo de Google Play.
Logotipo de Google Play.

Google está bloqueado en China, pero los fabricantes locales de teléfonos que venden en el extranjero confían en su tecnología de todos modos. Un embargo amenazaría gran parte de un mercado de exportación de 175.000 millones de dólares (157.000 millones de euros).

Los ejecutivos chinos tienen la culpa. Marcas como Xiaomi y Oppo necesitaban sistemas operativos; Android es gratuito y funciona en casi todo. Se puede ajustar para excluir servicios censurados como Maps, Youtube y Play. Con el enorme mercado de apps de Google inaccesible, surgieron opciones chinas como hongos. Pero estas alternativas no lograron internacionalizarse, incluso aunque creciera la demanda de teléfonos chinos en el extranjero. La tienda de Huawei, por ejemplo, solo ofrece un menú simbólico en inglés. La empresa, que posee casi una cuarta parte del mercado europeo de smartophones, lo superó instalando Google Play en sus modelos extranjeros. Eso parece ahora una desventaja estratégica, y no solo para Huawei.

El mercado móvil chino comenzó a contraerse en 2017. Los datos de la patronal muestran que las entregas, un indicador de la demanda nacional, cayeron un 15,5% en 2018, y continuaron desacelerándose hasta abril. Esto hace más importante la demanda extranjera. Desafortunadamente, sin acceso al catálogo de más de 3 millones de apps de Play, los teléfonos chinos tienen poco atractivo. La alternativa internacional más cercana, Amazon Appstore, solo tiene unos 500.000 títulos, y también es de EE UU. Peor aún, muchas aplicaciones populares se basan en código propio de Google y no se ejecutan en teléfonos Android que no lo incluyan.

Es posible que la Casa Blanca se relaje a cambio de algún tipo de concesión. Después de todo, no hay ninguna razón de seguridad nacional que obligue a negar el acceso a YouTube a la empresa de Ren Zhengfei, o por extensión a sus pares. Pero este disparo lo notarán todos los fabricantes de China. Es demasiado tarde para deshacerse de Android: una generación de desarrolladores ha aprendido a codificar casi solo para él. Android es gratuito, pero podría acabar siendo bastante caro.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas