El enfrentamiento entre EE UU y China castiga a las tecnológicas en Bolsa

La posibilidad de una guerra fría tecnológica lastra a los fabricantes de componentes

El enfrentamiento entre EE UU y China castiga a las tecnológicas en Bolsa pulsa en la foto

Lejos de mejorar con el paso del tiempo, el inicio de una nueva semana ha traído otro deterioro de la relación entre China y Estados Unidos. La decisión de Google de vetar los negocios con la compañía china Huawei que requieran la transferencia de productos de hardware y software provocó las caídas de todo el sector tecnológico, temeroso de una guerra fría. Una decisión a la que se sumaron en cascada un buen número de empresas como Intel, Qualcomm o Broadcom, que habría provocado, según CNBC, un nuevo frenazo en las conversaciones entre Washington y Pekín.

Empresas de componentes y fabricantes de dispositivos electrónicos se vieron penalizadas por las implicaciones que puede tener esta decisión en sus negocios. El índice World Tech de Bloomberg se anotó una caída del 1,76%, mientras que el sectorial del Stoxx 600 se dejó un 2,84%.

En Europa, la alemana AMS, dedicada a soluciones de tecnología para electrónica de consumo, perdió un 13,39%, mientras que fabricantes de chips como STMicroelectronics o Infieon registraron caídas del 9,15% y del 4,8%, respectivamente después de conocerse que se habían visto obligadas a paralizar sus envíos a Huawei.

Principales cotizaciones

IBEX 35 9.329,80 -0,11%
EUROSTOXX 50 3.579,41 -0,26%
DOW JONES 26.770,20 -0,95%
USD x EUR 0,8953 -0,389%
Petroleo Brent 59,360 -0,918%

En Asia, fabricantes como Lenovo registraron caídas del 5,24%, mientras que en Estados Unidos los recortes afectaron especialmente a Qualcomm, que se dejó casi un 6%, mientras que Apple e Intel cedieron en torno a un 3% ante la probabilidad de que Pekín impulse aranceles contrarios.

Aitor Méndez, analista de IG Group, sostiene al respecto que el distanciamiento entre las dos primeras potencias económicas del mundo es total. “El mercado espera que Pekín pase a la ofensiva y devuelva el golpe con una subida de aranceles para los productos de la californiana Apple”, advierte.

Las caídas de las firmas tecnológicas penalizaron a las Bolsas europeas. El Mib italiano fue el más castigado al perder un 2,68%. Más que por la debacle tecnológica, este fuerte descenso tuvo su origen en el efecto dividendo. Concretamente, 21 de sus empresas repartieron 11.500 millones de euros entre sus accionistas este lunes. Caídas del 1,6% registraron el Stoxx 50, el Dax alemán o el Cac francés, mientras que el Ftse británico cedió un 0,51%.

En España el Ibex, con escaso peso del sector tecnológico, restó un 0,87% que le llevó a perder la cota de los 9.200 puntos. Acciona y Cellnex concluyeron con ganancias del 0,8%, mientras que Repsol sumó un 0,6%. En el lado contrario, Indra se dejó un 5,2%, seguida por Siemens Gamesa (-2,9%) y Ence (-2,6%).

Entre los castigados, un día más se colocó IAG. La empresa del sector de las aerolíneas perdió un 1,31% después de conocerse que Ryanair ha registrado su peor resultado en cuatro años. El precio de las acciones de la aerolínea irlandesa disminuyó un 4,63%.

Además, la cadena de supermercados Dia volvió a estar en el ojo del huracán. Tras la victoria de Fridman con el 70% del capital en la opa, la compañía se enfrentó a una nueva jornada decisiva para su futuro. A falta de minutos para el cierre del mercado, la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, anunció que había acuerdo para salvar a Dia del preconcurso de acreedores. Las acciones de la compañía terminaron restando un 0,19% tras permanecer suspendidas de cotización por unos instantes debido a la elevada volatilidad.

Fuera ya de la guerra comercial, el petróleo también acaparó la atención del mercado. La volatilidad se apoderó del barril de Brent después de que Donald Trump volviese a lanzar amenazas contra el régimen iraní. Además, el ministro saudí del petróleo, Khalid al-Falih, también presionó el precio del oro negro al alza al declarar que hay consenso entre la OPEP y sus aliados para seguir recortando la producción más allá de la reunión de junio. Sin embargo las dudas comerciales le llevaron a perder los 72 dólares.

En el mercado de divisas el euro avanza hasta 1,117 dólares y la libra se mantiene prácticamente plana, después de que Theresa May anunciara un nuevo plan que según Bloomberg podría incluir una unión aduanera con la UE. Los analistas, no obstante, señalan que la creciente debilidad de la premier y la pujanza de Nigel Farage juegan en contra de la divisa, al hacer más probable un Brexit sin acuerdo.

En el mercado de deuda hoy se ha rebajado la presión; el bono a diez años español y alemán han fluctuado con pocos cambios, pero aumentando ligeramente su retorno hasta una rentabilidad del 0,884% y el -0,087% cada uno. El bono estadounidense gana un punto básico hasta el 2,403%.

Normas