Aston Martin venderá 25 coches de James Bond (con gadgets incluidos)

La compañía lanzará el modelo de la película Goldfinger por unos 3,2 millones de euros

Un modelo antiguo del DB5 de Aston Martin.
Un modelo antiguo del DB5 de Aston Martin.

Mientras el actor Rami Malek se frota sus manos malvadas, prometiendo hacerle la vida imposible a Daniel Craig en su quinta y última película de James Bond, desde Inglaterra Aston Martin ha explicado novedades sobre los 25 coches que está fabricando para los fans más ricos del agente 007. Los nuevos DB5 costarán 2,75 millones de libras (unos 3,2 millones de euros) antes de impuestos. Anunciados en agosto, no solo serán coches de carreras reales basados en el modelo de 1964 con el mismo aspecto que el que Sean Connery condujo en la película Goldfinger, sino que además incluirán gadgets y artefactos de espionaje.

Desarrollados junto a Chris Corbould, el supervisor de efectos especiales -ganador del Oscar) para ocho películas de Bond, los dispositivos incluirán placas de matrícula giratorias, pantallas de humo y chorros de aceite en la parte posterior, y escudos traseros retráctiles resistentes a las balas. Y algo que probablemente atraerá más a su niño interior: ametralladoras gemelas "simuladas" en la parte delantera del automóvil.

"Las armas en las luces delanteras fueron un desafío particular ya que, en el mundo del cine, podemos usar mezclas de gases inflamables combinadas con un sistema de encendido para producir un efecto de llama y ruido", dijo Corbould en una declaración escrita sobre los prototipos el martes. "Claramente, esto no es práctico en manos no entrenadas, por lo que hemos ideado un nuevo sistema para lograr un efecto realista". La versión final de las "armas" emitirá luz e incluirá un efecto de sonido al apretar el "gatillo".

El interior contará con un teléfono en la puerta del lado del conductor, una falsa pantalla de rastreo de radar y una bandeja de armas escondida debajo de los asientos de cuero, todo lo cual pretende ser tan atractivo como lo era cuando Q lo aprobó para Bond hace décadas.

Los automóviles serán fabricados por los ingenieros de Aston Martin en la misma fábrica de Buckinghamshire donde se fabricaron desde 1963 hasta 1965 los autos deportivos DB5, incluidas las versiones descapotables y con frenos de tiro. Se enumerarán como nuevos en la línea de la década de 1960. Los posibles propietarios no pueden pedir ajustes personalizados.

Debajo del capó habrá motores rectos de seis caballos de fuerza con frenos de 282 similares a los originales. También irán casi a la misma velocidad: les tomará 7,1 segundos llegar a 100 kilómetros por hora con una velocidad máxima de 220 kilómetros por hora, según la compañía. Como reproducciones auténticas, no cumplirán con los requisitos de seguridad y legislación actuales para los automóviles nuevos, lo que los convierte en ilegales de conducir en la mayoría de los países.

En comparación, un original (y teóricamente manejable) DB5 de 1964 se vendió por 880.000 dólares en una subasta de Sotheby’s en 2014. La versión convertible del DB5, más impresionante y más cara que el cupé, también cuesta menos que el nuevo juguete de Bond. Un convertible DB5 1965 se vendió por 2,7 millones de dólares en Sotheby's en 2017.

Aston Martin venderá 25 coches de James Bond (con gadgets incluidos) ampliar foto

Las entregas de los nuevos DB5 comenzarán en 2020, y la mayoría de los 25 ya están reservados.

Normas