Ence cae con fuerza y ya se deja un 53,44% desde sus máximos de 2018

En lo que va de año la compañía es la más castigada del Ibex

Ence cae con fuerza y ya se deja un 53,44% desde sus máximos de 2018
Ence

El pesimismo en los mercados aumenta a medida que escala la tensión entre Estados Unidos y China y se aleja la posibilidad de un acuerdo comercial. Contra lo que cabría esperar de la sesión de hoy, el valor más perjudicado no ha sido una compañía fuertemente influida por la actividad de la economía mundial como puede ser ArcelorMittal, tampoco lo ha sido una tecnológica como Indra, sino el grupo papelero y de energías renovables Ence, que se ha dejado un 7,52%. Desde sus máximos de octubre de 2018 la compañía ha perdido un 53,44% y en lo que va de año ya es la peor empresa del Ibex al ceder un 24,19%.

En un escenario de actividad comercial limitada con China, Ence se vería perjudicada en tanto que sus esperanzas respecto al aumento de la demanda de celulosa se podrían ver truncadas. De los 8,4 millones de toneladas que crecería la demanda en todo el mundo hasta 2024, según las estimaciones de la propia compañía, seis millones se deberían exclusivamente a China.

Además, la papelera tiene otros problemas y no son pocos. La celulosa no atraviesa su mejor momento, sus resultados del primer trimestre decepcionaron a los analistas; la victoria de Pedro Sánchez en las elecciones generales perjudica de forma directa a los intereses de la empresa y los inversores bajistas se ceban con ella. 

En el primer trimestre del año Ence obtuvo un beneficio neto atribuible de 17,3 millones de euros, lo que significó una caída del 41,6% con respecto al mismo periodo de 2018. El grupo papelero lo achacó al efecto del tipo de cambio y al aumento de los inventarios de cara a la parada de la biofábrica de Navia (Asturias), que está siendo más larga de lo habitual para aumentar su capacidad de 80.000 toneladas. Por su parte el ebitda de Ence se redujo un 17,3% hasta los 52 millones de euros, mientras que el del área de Celulosa cayó un 28%, hasta los 39 millones de euros. La deuda de la compañía pasó de los 304 millones de finales de diciembre a los 400 millones de marzo.

La victoria socialista en los comicios del 28A perjudicó a Ence en tanto que el Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez anunció a principios de año su intención de no defender la prórroga concedida en 2016 para extender la actividad de su planta en Pontevedra durante otros 60 años. Como respuesta, la papelera anunció que ha decidido congelar todas las inversiones no comprometidas en esta planta e iniciar los trabajos de ingeniería necesarios para concentrar las inversiones en la biofábrica de Navia.

Los fondos bajistas tratan de sacar provecho de las dificultades de Ence. Un 2,33% del total de las acciones de la empresa están en mano de este tipo de inversores, el mayor nivel desde noviembre de 2018, cuando acumulaban el 2,43%.

Normas