Los extranjeros pisan el freno en la compra de casas en España

Las operaciones crecen a su menor ritmo en siete años pese a la recuperación de la demanda británica

compra casas extranjeros
Urbanización en Fuengirola, Málaga. Getty Images

Tras varios años de fuertes repuntes, la demanda extranjera en vivienda muestra claros signos de desaceleración. Durante la segunda mitad del 2018, las compraventas de casas por parte de extranjeros crecieron tan solo un 1,4% respecto al mismo periodo de 2017, su menor ritmo desde 2011, según los datos publicados este lunes por el Consejo General del Notariado. La ralentización se produce pese a la consolidación de la demanda británica -el mayor comprador extranjero- que se había visto lastrada en 2016 y 2017 por la incertidumbre generada a la raíz del Brexit.

A pesar de seguir al alza, el repunte de operaciones durante el segundo semestre de 2018 fue menor al registrado durante los primeros seis meses del año (+5,7%) y "queda lejos de los que se produjeron en 2017", cuando crecieron por encima del 14%, apunta la estadística notarial. En total, en los últimos seis meses del año pasado se registraron 50.249 operaciones por parte de extranjeros, el tercer mejor dato de la serie en términos absolutos (tras el récord de 53.427 alcanzado en el primer semestre de 2018 y las 50.543 del mismo periodo de 2017). No obstante, en términos relativos los extranjeros pierden peso en favor de la recuperación del mercado nacional: suponen el 18,2% del total de las operaciones, dos puntos menos respecto al máximo alcanzado en el segundo semestre de 2015, cuando llegaron al 20,3%. 

La compraventa de viviendas por extranjeros se vio especialmente lastrada por las operaciones de los no residentes, que descendieron por segundo semestre consecutivo, y se contrajeron un 4,9%, mientras que aquellas realizadas por residentes en suelo español crecieron un 6,9%, la menor tasa desde el segundo semestre  de 2013, cuando el sector empezó tímidamente a repuntar. "Se rompe la tendencia de crecimiento [...] por parte de extranjeros residentes, que desde el 2014 llevaba creciendo a un ritmo siempre superior al 10% en todos los semestres", sostiene el informe de los Notarios.

Los compradores con mayor peso siguen siendo los británicos, que copan el 15,3% de las operaciones, seguidos por franceses (8%), alemanes (7,5%) y rumanos (7,1%). Con un aumento del 6,1%, los compradores de Reino Unido consolidan así la recuperación de su actividad, después de que la amenaza del Brexit redujera de forma notable sus compras en ejercicios anteriores (-23,6% en el segundo semestre de 2016 y -16,1% en el primero de 2017). En cambio, las operaciones realizadas por ciudadanos de Francia y Alemania cayeron en el segundo semestre de 2018 un 3,2% y 6,5%, respectivamente, aunque fueron las de los suecos las que más se redujeron: un 27,1% respecto al mismo periodo de 2017. Si bien solo representan el 4% del mercado extranjero, los suecos son los que más dinero invirtieron en vivienda: 2.423 euros por metro cuadrado, frente a 1.748 euros de media del resto de foráneos.  

El interés extranjero por el mercado residencial español se concentra, como viene siendo costumbre, en parte del litoral mediterráneo y los archipiélagos, siendo las autonomías con mayor peso de compras foráneas Baleares (38,5%), Comunidad Valenciana (35,4%), Canarias (33,9%) y Murcia (29,6%), aunque los altos precios pueden estar mostrando signos de agotamiento en varios mercados importantes. En efecto, en los últimos seis meses de 2018, las operaciones crecieron en todas las comunidades excepto por Baleares y Canarias, donde descendieron por segundo semestre consecutivo y perdieron un 13,5% y un 15,3%, respectivamente, así como en Madrid, donde se contrajeron por primera vez desde 2013, con un descenso del 4,3%. El desembolso de los extranjeros supera en las tres regiones la media nacional: 2.987 euros por metro cuadrado en Baleares, 2.254 euros en Madrid, y 1.856 euros en Canarias. 

Normas