Valorizaciones en los máximos de 2017 y 2018 ¿buena señal?

Los resultados satisfactorios de las empresas ya no son suficientes para conseguir muchas más subidas en los mercados

A lo largo de una semana de volúmenes reducidos y de numerosos días festivos en muchos países, la actualidad ha estado fundamentalmente alimentada por los resultados de las empresas. En Estados Unidos, casi un tercio de las empresas del S&P 500 ha publicado sus resultados, y el 45% de las sociedades del índice principal de la Bolsa de EE.UU. ha dado a conocer su balance del primer trimestre. En general, los datos son satisfactorios. Cerca del 78% de las empresas americanas han anunciado beneficios superiores a las expectativas del consenso, una proporción que se sitúa en la media histórica. Realmente, esto no supone ninguna sorpresa, porque las estimaciones de los analistas se habían revisado considerablemente a la baja durante los últimos meses. No obstante, observamos el excelente comportamiento de algunos pesos pesados de la cotización.

El sector tecnológico ha destacado especialmente. Impulsado por el crecimiento muy dinámico de sus ofertas en la nube (cloud), Microsoft ha publicado un beneficio neto de 8.800 millones de dólares, lo que supone un incremento del 19%. Sin tener en cuenta la provisión excepcional relativa al asunto de Cambridge Analytica, Facebook, por su parte, muestra un beneficio por acción de 1,89 dólares, frente al 1,63 previsto, sobre todo gracias a su buen control de costes.

En lo que respecta a Amazon, su beneficio por acción ha alcanzado los 7,09 dólares, a pesar de que la estimación del consenso era de 4,72 dólares. Menos crucial pero, sin embargo, interesante, Ebay también ha superado las expectativas, tanto en los beneficios como en el volumen de negocios, y se ha mostrado más confiada en las perspectivas de su actividad. En los demás sectores, Coca-Cola ha publicado un volumen de negocios claramente al alza, impulsado por la demanda en la región EMEA (Europa/ Oriente Medio/ África) y por la dinámica de la actividad de embotellado; Procter & Gamble ha lanzado un mensaje positivo sobre la demanda china y, gracias al motor de crecimiento que constituye su división de “Belleza”, ha publicado un beneficio por acción muy superior a las estimaciones (1,12 dólares frente al 1,03 previsto). Por último, Caterpillar ha dado a conocer unos resultados ligeramente mejores que los previstos, impulsados sobre todo por un aumento del volumen de las ventas.

Frente a estas cifras alentadoras, las reacciones del mercado han sido diversas. Si bien los resultados del sector tecnológico se han acogido de forma positiva, no ha ocurrido así en el resto de cotizaciones. Así, Caterpillar ha sufrido por el anuncio de disminución de sus ventas en la construcción en la zona de Asia-Pacífico, y el título Verizon también ha caído, a pesar de unos resultados por encima de las expectativas y una recuperación de sus objetivos.

En resumen, y con pocas excepciones, los inversores han elogiado poco o nada los buenos resultados. ¿Acaso esto es señal de que todas las buenas noticias ya están integradas en las cotizaciones? En todo caso, observamos que las valorizaciones han vuelto a sus máximos de los años 2017 y 2018, y que los resultados satisfactorios de las empresas ya no son suficientes para conseguir muchas más subidas en los mercados, al menos, hasta que los datos macroeconómicos se recuperen de forma visible.

Olivier de Berranger es Director de Gestión de Activos de La Financière de l’Echiquier

Normas
Entra en El País para participar