Florentino Rodao: “La única empresa que le hace sombra a Zara es japonesa”

Experto en cultura nipona, destaca la creatividad y los valores que sostienen a las empresas del país del Sol Naciente

Zara
Florentino Rodao, autor de 'La soledad del país vulnerable'

Su contacto con Japón llegó por casualidad. Había acabado la carrera de Historia, pero quiso huir de hacer prácticas en Europa, así que miró unas becas para irse un poco más lejos y se marchó a Tailandia. Fue el primer paso para que Florentino Rodao (Madrid, 1960) siguiera ahondando en el estudio de otras culturas. Estudió japonés y chino y decidió viajar al país del Sol Naciente. Ya no pudo salir de allí. Realizó un doctorado en la Universidad de Tokio, ciudad en la que ha vivido varios años y a la que viaja siempre que puede. Es catedrático acreditado de la Universidad Complutense, ha sido investigador en Harvard y Berkeley, entre otros centros educativos, dirige el grupo de investigación Geintea (Grupo de Estudios de Interacciones: Europa-Asia), es autor del libro Franco y el imperio japonés, que ha sido traducido al japonés, y acaba de publicar La soledad del país vulnerable (Crítica). Está tan imbuido en esta cultura que siempre lleva el sello para firmar con el ideograma japonés.

¿Se parece en algo España a Japón?

Los dos países tienen ese sentimiento de estar siempre en el borde, en los márgenes, a pesar de haber creado su propia cultura. Más que ser semejantes somos complementarios. Nosotros tenemos mucha capacidad de improvisación, y ellos son cumplidores, planificadores, y eso es bueno a la hora de elaborar trabajos conjuntos.

¿Qué podemos aprender de la cultura nipona?

Cuando estaba preparando el libro había pensado titularlo ‘La soledad del país temerario’, que es una característica japonesa a la hora de luchar. A pesar de que los samuráis dejaron de luchar en 1600, esa actitud sigue estando presente, ya que se movían en grupo y de forma temeraria. Eso puede justificar también el auge económico con la toma decisiones temerarias. Aunque el mundo empresarial ha demostrado que es serio. Por ejemplo, hay una famosa frase del que era director de Sony, que decía que el liderazgo es como el aire, no se tiene que notar, de manera que la gente comparta ideas de manera conjunta sin que se note. Los directivos dan ejemplo.

¿Incluso piden perdón si consideran que han fallado.

No tienen inconveniente en pedir disculpas, saben compartir objetivos para que todos se sientan implicados. ¿Qué cuesta pedir perdón, por qué nos avergonzamos de ello? Es una muestra de manifestar respeto hacia otros porque sabes que estos te respetan.

¿Por qué lo califica de país vulnerable?

Lleva sumergido en distintas crisis a lo largo de su historia. Ha vivido distintas burbujas económicas, quiebra de los bancos, desgracias naturales, como el terremoto de Kobe en 1995. En la segunda mitad de los años noventa vivió una crisis diferente, que se empezó a solucionar mediante el pago de los contribuyentes. De ahí que se hablara de la década perdida. Ahora surge un nuevo Japón, el del manga, el cultural. Fue una potencia económica y ahora es cultural. Es un país con una imagen muy potente de marca, es un país con estética, que evoca cultura.

¿La globalización no pone en riesgo el fin de una cultura tan arraigada en las tradiciones como la japonesa?

Las naciones como tal desaparecerán en 50 años. El concepto de nación Estado se creó en el siglo XIX, lo creaba el ejército y era en la escuela donde te enseñaban a ser de tu país. Ahora las escuelas te forman para ser ciudadano del mundo. Por eso, las naciones van a desaparecer, aunque hora se habla más debido a la inmigración, pero la identidad nacional decrece. España en un futuro será europea, pero donde eso no se va a ver es en Japón, por eso hablo de la soledad de este país. No tienen el sentimiento de compartir nada con sus vecinos y tampoco nadie se solidariza con ellos. No tienen amigos entre sus vecinos.

Sin embargo, están a la cabeza de la creatividad y la innovación.

Siempre fueron tildados de copiones, pero ahora son los más creativos. La única empresa que le hace competencia a Zara es japonesa. Uniqlo se ha convertido en un imperio. Son empresas que siempre transmiten algo, son de verdad, te fías de ellas, por eso gustan en el mundo.

Al igual que España tienen el problema del envejecimiento de la población.

Ahora tienen el reto de desarrollar negocios para que la gente disfrute en la etapa final de su vida. Además, tienen el añadido que una buena parte de la deuda pública está en manos de los japoneses. Es un país que necesitará inmigrantes para trabajar, pero el problema es la dificultad con el idioma y la capacidad para adaptarse a una cultura con unos valores arraigados en las tradiciones. Lo que sí es seguro es que Japón no volverá a ser nunca una potencia mundial porque no sabe serlo, no es una sociedad ágil. Cuando la toma de decisiones se hace de manera lenta se comenten menos errores, siempre se busca el consenso, pero eso implica que todo sucede de manera más lenta. Tienen por delante el reto de organizar los Juegos Olímpicos en Tokio en 2020, pero tienen el inconveniente de que el éxito de los Juegos de 1964 sentó un precedente inigualable.

También tienen el reto de la igualdad de género en las empresas.

Pero este tema trasciende a otro tema más familiar, como es que el hombre sea capaz de educar a los hijos. El objetivo es que en 2030 en las empresas haya un 30% de mujeres en puestos de dirección, ahora es el 6%. Avanzan, pero tiene que haber un cambio para que las mujeres puedan ascender.

Normas