Apple y Qualcomm se dan cuenta de que se necesitan mutuamente

El fabricante del iPhone no puede arriesgarse a quedarse con semiconductores de segunda clase para sus dispositivos, y su proveedor tiene enormes ingresos en juego

Apple iPhone XR en varios colores.
Apple iPhone XR en varios colores.

Apple y Qualcomm se han enfrentado al hecho de que se necesitan mutuamente. El fabricante de teléfonos inteligentes de 940.000 millones de dólares y la empresa de chips móviles de 85.000 millones pusieron fin el martes a una disputa de dos años por las regalías (royalties) con contrato de licencia y pago en efectivo a Qualcomm. Apple no puede arriesgarse a quedarse con semiconductores de segunda clase para sus dispositivos, y Qualcomm tiene enormes ingresos en juego. A primera vista, ambas partes se benefician de la tregua.

Sus abogados llevan ocupados desde 2017 con la discusión sobre cómo cobra Qualcomm por los chips que conectan los teléfonos inteligentes a las redes de datos. Apple acusó a Qualcomm de retener piezas a los proveedores del gigante a menos que aceptaran pagar altas regalías, algo que el fabricante del iPhone dijo que iba contra la competencia.

Qualcomm, por su parte, dijo que Apple había presionado a los proveedores para que no pagaran. Las cifras eran bastante voluminosas, incluso para empresas tan grandes: Apple aspiraba a hasta 27.000 millones de dólares en daños y perjuicios, mientras que su proveedor/adversario quería hasta 15.000 millones de dólares.

La naturaleza de la tregua es confusa. Ninguna de las dos partes dice cómo de grande es el pago de Apple, o cuáles serán las regalías futuras. Sin embargo, Qualcomm señaló en una presentación a los inversores que espera un incremento de las ganancias de 2 dólares por acción; no hay datos sobre cómo y cuándo ocurrirá eso exactamente, pero con 1.200 millones de acciones en circulación, probablemente implique un pago considerable.

La historia sugiere que Apple obtendrá términos más agradables que los que tenía antes de la disputa. Hace aproximadamente una década, el entonces principal fabricante de teléfonos Nokia y Qualcomm resolvieron una disputa similar con la obtención de un descuento por parte de Nokia.

Los inversores parecen creer que nadie pierde. Las acciones de Apple subieron ligeramente y ganaron unos 1.000 millones de dólares en capitalización bursátil, lo que refleja que ahora tendrá acceso a los chips 5G del proveedor dominante.

Eso es mejor que arriesgarse a retrasos en futuros iPhones, o peor aún, a teléfonos de menor calidad. El valor de mercado de Qualcomm se disparó en 15.000 millones de dólares, o más de una quinta parte, a medida que los inversores se apresuraban a descontar grandes pagos de regalías de alto margen en el futuro. Ambas partes pueden decir que han salido vencedoras.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas