Miguel Ángel García (Diaphanum): “Apostamos por la Bolsa de EE UU, más defensiva si llega el final del ciclo”

El director de inversiones de Diaphanum afirma que no hay gestores que batan al S&P, donde invierte a través de fondos índice

Miguel Ángel García, director de inversiones de Diaphanum.
Miguel Ángel García, director de inversiones de Diaphanum.

Tiene bajo su responsabilidad el rumbo de los casi 1.200 millones de euros que ha captado Diaphanum desde su creación en 2016. Esta sociedad de valores ofrece asesoramiento de inversión independiente, no cuenta con productos propios y se está haciendo un hueco en el reñido negocio de la banca privada, en el que se concentra la clientela más rentable en un sector financiero que se esfuerza por combatir los efectos de los tipos de interés cero. Miguel Ángel García, que antes pasó por Banca March y Deutsche Bank, es el director de inversiones de Diaphanum, donde tiene una apuesta clara de inversión por la renta variable estadounidense y es relativamente optimista sobre la situación económica global.

¿Cree que las Bolsas han corrido mucho ya este año? ¿Es posible que hayan consumido todo su potencial de subida para el ejercicio?

El año ha empezado como un tiro y pensamos que en renta variable los mercados no están caros, tampoco en Estados Unidos. El año pasado los beneficios crecieron en EE UU el 20% y la Bolsa cayó el 6%, es decir, la Bolsa se abarató el 26%. En términos de valoración las Bolsas no están caras. Es cierto que la estadounidense está cerca de máximos históricos, pero los resultados también. No hay niveles de burbuja. Por ejemplo, el S&P está a un PER de 17,5 cuando históricamente ha sido 18,5. No estamos en máximos de valoración, aunque hay que tener cuidado porque estamos casi al final del ciclo.

¿Cuál es su posición actual en Bolsa?

Sobreponderamos la renta variable, nuestra apuesta básica está en EE UU, no sobreponderamos Europa. Si viene una crisis o el final del ciclo, que llegará, la apuesta por EE UU va a ser más defensiva que estar en Europa o en emergentes. Lo que hemos estado haciendo los dos últimos años ha sido sobreponderar EE UU y emergentes por su mayor potencial y EE UU porque va a ser defensivo. En Europa hemos ido reduciendo exposición para ir ganándola en favor de EE UU y también en favor de emergentes. En nuestra cartera de Bolsa, ahora mismo la posición de EE UU puede ser un 50%, un 30% Europa, entre un 10-15% emergentes y luego tenemos una apuesta sectorial por la tecnología de entre el 5% y el 10%. En definitiva, los mercados te van a reflejar el crecimiento económico y en Europa no vemos catalizadores. El mayor desarrollo a nivel global se está produciendo en Asia –en China, India e Indonesia–, en EE UU, y luego tenemos a Europa y sobre todo Japón, más bien en encefalograma plano.

Habla del carácter defensivo de la Bolsa de EE UU, ¿para cuándo espera el cambio de ciclo económico?

Por el momento, nos encontramos a EE UU creciendo muy razonablemente. China ha dado muestras de debilidad, aunque las autoridades han tomado medidas. Parece que puede haber un impulso al crecimiento chino, mucho más si se llega al acuerdo comercial. A corto plazo no vemos una recesión. Menor desarrollo sí, pero no vemos aún recesión. Estamos relativamente tranquilos.

"Para invertir en Bolsa europea nos gustan Fidelity, Schroders y Melchior. En España, Magallanes”

No tienen productos propios, ¿a través de qué vehículos invierten?

En EE UU tenemos o fondos o ETF que replican el S&P. Somos también conscientes de que el crecimiento está en la tecnología. Así que tenemos un fondo de tecnología global, con un porcentaje muy alto de tecnológicas de EE UU. Allí muy pocos fondos a largo plazo baten al índice. En Europa, sin embargo, como el mercado no es tan profundo, los índices no están tan bien construidos y no representan tanto a la economía, sí encontramos gestores que sistemáticamente baten a los índices. Ahí sí que estamos dispuestos a pagar. Para invertir en Bolsa europea nos gustan Fidelity, Schroders y Melchior. En España, Magallanes, aunque no somos especialmente locales. En una cartera equilibrada, el 3% de la parte de Bolsa es española.

¿Confía en que las medidas que estudia el BCE, como relajar la facilidad de depósito, puedan ser un estímulo para las Bolsas?

El rally vendría si hubiese crecimiento de verdad. Lo que puede hacer ahora mismo el BCE es bastante marginal, tiene un balance inmenso y los tipos muy bajos, la capacidad de maniobra no es muy fuerte. La opción que le quedaría ya sería comprar acciones. Se ha visto que los bancos centrales no están tampoco por la labor de que las Bolsas tengan caídas importantes. El mercado financiero ya es tan grande que determina también a la economía real, a la sensación de riqueza de los particulares y de confianza de los empresarios. Los mercados saben que están muy apoyados por los bancos centrales.

¿Qué visión tiene de la renta fija?

En la deuda soberana hay burbuja. Y el problema es que era una parte sustancial de las carteras conservadoras que ahora no puedes tener porque se puede perder dinero. Estamos sustituyendo la parte de renta fija soberana con fondos de gestión alternativa. Y tenemos tesorería como no habíamos tenido en la vida, entre el 30% y el 40% de la cartera en los perfiles más conservadores. La influencia de los bancos centrales ha roto todos los moldes.

Normas