Aena planea instalar 350 MW fotovoltaicos en nueve aeropuertos antes de 2026

El plan de inversión, por unos 250 millones, cuenta con dos fases y cuatro plantas se construirán de aquí a 2023

Zona de recogida de equipajes de la terminal 4 de Barajas.
Zona de recogida de equipajes de la terminal 4 de Barajas.

Nueve aeropuertos de la red de Aena, entre ellos los de Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat, figuran en el Plan Fotovoltaico que el consejo de administración aprobó en febrero y que el presidente Maurici Lucena deja como una de las prioridades para la próxima legislatura. La empresa pública prevé la inversión de unos 250 millones para la instalación de 350 megavatios (MW) en placas solares.

Con el objetivo inicial de cubrir el 70% del consumo eléctrico de los aeropuertos, a través de estas plantas proyectadas en suelo propio, Aena tiene previsto afrontar el desarrollo y entrada en servicio de las cuatro primeras instalaciones hasta 2023, y abrir una segunda fase, que afectaría a otros cinco aeropuertos, hasta 2026. Estas plantas de energías renovables se levantarían sobre terrenos que quedan fuera de los planes inmobiliarios de la compañía estatal.

Aena tiene lanzada la comercialización de terrenos por 340 hectáreas netas en Madrid y de otras 200 hectáreas netas en Barcelona. Con estos dos planes ya en estado avanzado, estudia ahora el desarrollo inmobiliario del perímetro de sus instalaciones en Palma de Mallorca, Málaga, Sevilla y Valencia.

Ahorros y tarifas

Aena trabaja en este momento en el diseño del modelo de promoción de sus futuros parques fotovoltaicos, que tendrán que someterse a licitaciones públicas, estando abierta la posibilidad de alcanzar acuerdos PPA (Power Purchase Agreement, por los que se asegura un nivel de suministro y precio de la energía a largo plazo) sin perder la titularidad del suelo.

Con la generación ya en marcha, el ahorro previsto en la factura eléctrica se espera en el entorno de los 50 millones de euros sobre un coste anual de 75 millones, según cifras que avanzó El País. Resta ver qué parte de ese recorte del gasto repercutiría en las tarifas aéreas por afectar el consumo eléctrico tanto a la actividad aeronáutica, o prestaciones patrimoniales públicas, como a la comercial o precios privados.

Desde el punto de vista medioambiental, esta iniciativa de autoabastecimiento persigue una reducción del 40% en emisiones de carbono en 2025, con el recorte de 167.000 toneladas. Más allá del Plan Fotovoltaico, Aena planea que una veintena de sus aeropuertos tengan algún tipo de producción limpia.

La dirección que lidera Lucena eleva así la apuesta por las renovables y el autoconsumo frente al plan previo diseñado por Aena. En él se abogaba por el recurso a las fuentes de energías alternativas, pero solo se fiaba el 5% del consumo a instalaciones propias. El año pasado Aena ya adjudicó la construcción de pequeñas fotovoltaicas en Tenerife, Fuerteventura, Lanzarote y Gran Canaria.

Primeras experiencias

Una pequeña planta para Barajas. Aena ha tenido abierta durante el mes de marzo la recepción de propuestas para adjudicar la construcción de una planta fotovoltaica de 7,5 MW dirigida al autoabastecimiento de Madrid-Barajas. El presupuesto base es de 10,9 millones de euros y el plazo de construcción alcanza los 40 meses.

Investigación. Otras líneas de trabajo de Aena pasan por la instalación de miniaerogeneradores o la generación de biocombustible a partir de microalgas (proyecto con Algaenergy en Barajas) .

Normas