Infraestructuras

Aena estudia planes inmobiliarios para los aeropuertos de Palma de Mallorca, Málaga, Valencia y Sevilla

La compañía dice estar preparada para "absorber los impactos negativos" del Brexit

Junta de accionistas de Aena
Junta de accionistas de Aena

El gestor aeroportuario público Aena busca nuevas fuentes de ingresos en un entorno de fuerte incertidumbre a corto plazo, especialmente por el efecto del Brexit. Y una de las claves está en el desarrollo del suelo virgen en el perímetro de sus aeropuertos, más alla de los planes activados en Madrid-Barajas y Barcelona-El Prat.

El presidente, Maurici Lucena, ha desvelado esta mañana ante la junta de accionistas que Aena ha pasado a estudiar la extensión de su plan inmobiliario a los aeropuertos de Palma de Mallorca, Málaga, Valencia y Sevilla. Lo que hasta ahora era una declaración de intenciones que partía del departamento del negocio no regulado comienza a cristalizar en proyectos a medio plazo.

Por el momento, Aena trabaja con asesores externos para comercializar un máximo de 340 hectáreas netas en Barajas y un tope de 200 hectáreas en El Prat. El modelo de negocio previsto es el de la concesión de suelo en busca de inversión privada: "En ningún caso perderemos la titularidad del suelo", ha aseverado Lucena ante los accionistas.

Más allá de los proyectos inmobiliarios, el ejecutivo ha hecho hincapié en la necesidad de controlar los costes. De este modo, ha reconocido que los niveles de eficiencia alcanzados "son muy altos", pero Aena viene de cerrar un ejercicio en que el incremento del gasto, del 6,9%, ha superado el alza del 5,8% en tráfico de pasajeros. En la puerta de la junta, celebrada en la terminal 4 del aeropuerto de Barajas, había varias decenas de manifestantes lanzando proclamas contra la precariedad laboral.

Lucena ha dibujado un contexto de negocio "prometedor" a la vista de que el tráfico aéreo se duplicará en los próximos 20 años. "Estamos convencidos de que Aena será capaz de absorber una parte significativa de ese aumento de tráfico", ha señalado el presidente durante su intervención. Una afirmación que se asienta sobre la posición de España como puente entre continentes, la calidad de sus infraestructuras o la esperada diversificación geográfica de la empresa controlada por el Estado.

Sin embargo, el presidente Lucena no ha dejado de citar riesgos como los del Brexit, el crecimiento de destinos alternativos, el proceso de concentración de las aerolíneas o las crecientes exigencias de calidad por parte de los pasajeros. "Aena está preparada para absorber los impactos negativos que se puedan producir asociados al nuevo estatus aduanero que generará la salida de Reino Unido de la Unión Europea", ha asegurado.

Dividendo y cotización

La junta de accionistas de Aena ha aprobado esta mañana el pago de un dividendo de 6,93 euros por título con cargo al resultado de 2018. Esta cifra, que será entregada el 23 de este mes de abril supone una rentabilidad por dividendo del 4,4%. El pay out, por su parte, asciende al 80% sobre el beneficio neto de Aena SME, nivel que se mantendrá en este 2919 y en 2020.

Una parte del discurso se ha dirigido a justificar el probre desempeño de Aena en Bolsa en 2018. Sus títulos se depreciaron un 20%, cerrando el ejercicio en 135,7 euros, frente a una caída media del 15% en el Ibex. Lucena ha subrayado que su empresa tuvo un comportamiento similar al de sus comparables europeos.

El selectivo se vio afectado por la incertidumbre política en Turquía, Italia o México; la desaceleración económica de grandes economías como la china, o la volatilidad del sector financiero, ha recordado Lucena, quien no se ha referido a problemas políticos locales como es el de la crisis catalana.

En cuanto a Aena, su presidente cree que la cotización estuvo lastrada por "factores externos y no por la gestión de la sociedad". Ya en 2019 la acción sube un 17%, hasta los 159 euros del cierre de ayer.

Con un resultado neto récord de 1.328 millones en 2018, con un alza del 7,8%, y tras marcar un nuevo techo de 264 millones de pasajeros, Aena habla de buenas tendencias en 2019: crece el trafico de pasajeros, hasta 53 millones en el primer trimestre (un 5,8% mas que en 2018), y también han mejorado las reservas por parte de las aerolíneas para la temporada de verano.

'Autoconsumo' en los aeropuertos

Aena tiene en marcha un ambicioso plan para generar energía fotovoltaica en el entorno de sus aeropuertos. La empresa dedicará 560 hectareas en nueve de sus infraestructuras para instalar plantas solares que, en 2026, deberían generar energía para cubrir el 70% del consumo anual.

Normas