España, segundo gran país de la UE que más sube el tipo máximo del IRPF desde el inicio de la crisis

Solo Francia ha elevado más su tipo marginal máximo desde 2008, según KPMG

Tipos marginales pulsa en la foto

Este martes arranca la campaña de la renta de 2018. Cerca de 20 millones de contribuyentes presentarán la declaración del IRPF, un impuesto que ha ido variando su gravamen máximo con fuerza en la última década. De hecho, desde el inicio de la crisis, España ha sido el segundo gran país de la UE que más ha subido su tipo máximo.

Este se situaba en el 43% en 2008, alcanzó el 52% en 2012 y ha ido descendiendo hasta el para descender hasta el 45% (llega al 48% en las regiones con el tipo autonómico más alto) para las rentas superiores a 60.000 euros. La cota, dos puntos porcentuales más que hace una década, supera el 42,01% de media de la OCDE (que en la crisis ha subido un 1,21 puntos) y el 38,2% de la eurozona (que se ha elevado cas un 1%), según un informe recién publicado por KPMG. Solo Francia ha elevado más su tipo máximo (nueve puntos) hasta el 49% actual.

Desde KPMG consideran, sin embargo, que “gran parte de las subidas” de gravamen a rentas altas “no están motivadas exclusivamente por razones recaudatorias” dado que un alza para los tramos a partir de 150.000 euros solo afecta al 0,5% de los contribuyentes y tiene un impacto poco significativo en la recaudación.

La consultora afirma que en las dos últimas décadas los países vienen utilizando más la tributación indirecta (impuestos sobre el consumo como el IVA) que el IRPF, e incluso Sociedades, para elevar ingresos. El alza de hasta cuatro puntos que proponía el PSOE para rentas altas, aducen, habría situado a España entre los cinco o seis países europeos con un tipo máximo más alto sin lograr necesariamente un alza relevante de la recaudación.

Normas