May ofrece su dimisión a cambio de que el Parlamento apruebe el Brexit

Los Comunes rechazan todas las vías alternativas propuestas al acuerdo de la primera ministra británica

May ofreció este miércoles su cabeza a condición de consumar el Brexit. La primera ministra anunció que dimitirá para que otra persona lidere la siguiente fase del Brexit, si antes consigue la luz verde del Parlamento a su acuerdo, tras dos contundentes derrotas, la última hace dos semanas. Tras su anuncio, un goteo de fervientes euroescépticos, entre ellos Boris Johnson o Jacob Rees-Mogg, confirmaron que cambiarán el sentido de su voto. Según el diario británico The Times, 40 tories rebeldes estarían ahora dispuestos a respaldar el texto y otros 40 estarían indecisos. Los unionistas norirlandeses del DUP –con 10 diputados y socios del Gobierno en minoría de May– han anunciado que no darán su respaldo a la premier. May necesita que al menos 75 diputados cambien su voto respecto a la última votación.

“Estoy preparada para dejar mi cargo antes de lo que tenía previsto para hacer lo correcto para nuestro país y nuestro partido”, afirmó la líder tory durante una reunión con el Comité 1922 –que congrega al ala más dura de su partido– antes de que Westminster votara una serie de propuestas alternativas al acuerdo de May para tratar de desbloquear la situación. Pero antes de marcharse, la premier urgió a “terminar el trabajo entre manos” e instó a sus filas a respaldar su plan.

“He escuchado muy claramente el estado de ánimo del grupo parlamentario. Sé que hay un deseo de un nuevo enfoque y un nuevo liderazgo en la segunda fase de las negociaciones del Brexit y no me interpondré en el camino”, aseguró. La segunda fase se pondría en marcha tras la salida de Reino Unido de la UE, prevista para el 22 de mayo si Londres sella el acuerdo, tras la prórroga concedida por los Veintisiete la semana pasado. La siguiente fase se refiere al periodo transitorio de casi dos años en el que Londres y Bruselas tendrán que negociar su relación comercial futura.

La batalla para liderar el Partido Conservador empezaría por tanto tras el 22 de mayo, y entre los muchos posibles sucesores de May, se perfilan como candidatos el polémico Boris Johnson o el joven ex secretario de Estado para el Brexit, Dominic Raab, ambos dimitidos por fuertes desavenencias con la primera ministra.

Ante la posibilidad de que la líder conservadora someta a votación por tercera vez su acuerdo este viernes, el presidente de la Cámara, John Bercow, volvió a señalar que no permitirá que se presente un texto a menos que incluya cambios sustanciales. La premier podría tratar de sortear el bloqueo dividiendo su acuerdo en dos, y presentar al acuerdo técnico de la salida, por un lado y la declaración política sobre la relación futura, por otro.

El Parlamento rechaza otras vías alternativas al Brexit

El Parlamento británico ha rechazado las ocho vías alternativas al Brexit que habían propuesto algunos diputados con el objetivo de dibujar una nueva hoja de ruta que consiga desencallar la situación parálisis que vive el país. En una nueva derrota para Theresa May, este lunes la Cámara de los Comunes acordó tomar las riendas del proceso de salida y arrebatar el control de las iniciativas parlamentarios al Gobierno conservador. 

El Parlamento ha rechazado por una gran mayoría un Brexit duro el próximo 12 de abril (400 votos en contra frente a 160 a favor), así como la anulación del proceso (revocando el artículo 50) para evitar una salida sin acuerdo, que ha sido tumbada por 293 diputados y respaldada por 184. Tampoco ha salido adelante la propuesta de someter a un segundo referéndum cualquier acuerdo antes de que sea ratificado por la Cámara, aunque el resultado ha sido bastante ajustado: 268 votos a favor frente a 295 en contra. Asimismo, el planteamiento de diversas fórmulas de relación comercial futura con la UE, entre las que figuran un modelo similar al de Noruega, la permanencia en una unión aduanera renegociada (como es el caso de Turquía), u otro tipo de tratado preferencial con la UE, tampoco han contado con el respaldo suficiente.

May ya se había mostrado escéptica a que este proceso pudiera aclarar la situación, ya que podría ocurrir que varias propuestas contradictorias entre sí saquen mayoría. Una vez más, los Comunes han sido incapaces de mandar un mensaje unánime sobre qué salida al laberinto del Brexit desean. No quieren el acuerdo de May ni tampoco las ocho alternativas propuestas a su plan, pero sigue sin saberse qué es lo que sí quieren. Por el momento, la incertidumbre inmediata que se plantea es si Bercow permite una tercera votación del acuerdo de May este viernes o la semana que viene y si el documento sellado entre Londres y Bruselas obtiene el respaldo suficiente para salir adelante y desbloquear la situación. 

Normas
Entra en El País para participar