Distribución

Morgan Stanley condiciona su ampliación a que Dia rebaje un 48% su deuda neta

Pide recortar el endeudamiento neto de 1.452 millones a unos 760 millones. Dia espera llegar a estos niveles con la ampliación y las ventas de activos

Imagen de un supermercado Dia.
Imagen de un supermercado Dia.

El consejo de Dia finalmente ha desvelado todas las condiciones que había pactado con Morgan Stanley para preasegurar la ampliación de capital por 600 millones que someterá al voto de la junta de accionistas la próxima semana. Entre otras consideraciones, la operación depende de una fuerte reducción del endeudamiento de la cadena de distribución. Su ratio de deuda neta frente al beneficio bruto de explotación (ebitda) cerró 2018 en 4,3 veces y esta debe bajar a 2,25 para que Morgan Stanley asegure la operación.

Fuentes financieras explican que no es imposible aunque sí muy complicado, puesto la deuda neta de Dia debería pasar a unos 760 millones de euros frente a los 1.452. Una reducción de casi el 48%. Ya en las cuentas de 2018 la compañía reveló que había llegado a un pacto con la banca para situar esta ratio de duda sobre ebitda en las 3,5 veces.

Los cálculos son extremos. La propia compañía informó en la presentación que envió el domingo 3 de marzo a la CNMV que la ratio, tras la ampliación de capital, quedaría en 2,2 veces, si bien en esta cifra se utiliza como ebitda el reportado de 385 millones de euros. La cifra que debe emplearse ha de estar corregida por el efecto de 36,2 millones por la hiperinflación en Argentina, según el contrato firmado con Morgan Stanley, de manera que la ratio quedaría por encima de las 2,4 veces.

Una opción para que cumpla con los requisitos es que Dia venda Max Descuento y Clarel, que debe realizarse antes del 31 de mayo. Las estimaciones más optimistas son de unos 100 millones por esta desinversión. En todo caso, las cuentas deben hacerse con los estados financieros trimestrales y los informes mensuales de gestión más recientes de Dia antes de la firma del contrato para blindar la operación.

Otra condición que estableció Morgan Stanley fue reducir la deuda con vencimiento anterior al 1 de abril de 2021 a 25 millones de euros. Los principales acreedores ya facilitaron este punto cuando en febrero acordaron ampliar los vencimientos de 765 millones de pasivo hasta 2023, siempre y cuando saliese adelante la ampliación con Morgan Stanley. Dia tendrá que amortizar los 306 millones de euros en bonos que vencen el próximo mes de julio o tratar de negociar una refinanciación de estos, a través de un canje voluntario, que amplíe sus plazos a más de cuatro años. Fuera del pacto con Morgan Stanley quedan otros 300 milones en deuda cotizada que expira 27 días después de que termine el plazo impuesto por el banco e inversión.

Más allá de las limitaciones sobre la deuda, entre las condiciones de Morgan Stanley estaba que redujese el valor nominal de sus acciones hasta 0,01 euros por unidad, tal y como publicó CincoDías. El banco de inversión también reclama que no se descubran nuevos casos de fraude o actividades ilegales que obliguen a reexpresar otra vez las cuentas de 2017 o 2018, una vez concluido el informe forense elaborado por EY.

Normas