El grupo rebaja el ritmo de crecimiento de ventas y la acción retrocede

El grupo aumentará el 'pay out' al 60% y el dividendo un 17% tras batir récord de beneficios: 3.444 millones el año pasado, un 2% más

Resultados Inditex pulsa en la foto

Inditex, el grupo textil fundado por Amancio Ortega, cerró el ejercicio fiscal 2018 con un un nuevo récord de ventas y de beneficios. La compañía radicada en Arteixo (La Coruña, Galicia) registró unos ingresos de 26.145 millones de euros, un 3% más que un año antes, y unas ganancias de 3.444 euros, un 2% por encima de la cantidad registrada en el ejercicio 2017. Estas cifras están por debajo de las previsiones trazadas por las analistas (en torno a 3.480 millones), y la acción ha cedido un 4,45% en Bolsa, quedando en 25,10 euros. Lejos, aun así, de los mínimos del año.

Así, la principal compañía del sector textil mundial sigue sin tocar techo, aunque el ritmo de crecimiento sí empieza a resentirse. El progreso de ventas del 3% registrado durante 2018 supone el menor incremento histórico para el grupo, algo que ya se venía previendo durante los últimos periodos. Hasta el tercer trimestre del año las ventas habían crecido también un 3%, ritmo que finalmente se ha mantenido invariable. El avance anotado durante el último año está por debajo del crecimiento del 4,8% que la dueña de Zara o Massimo Dutti había registrado en 2013, en plena crisis de consumo en España, cifra que hasta ahora representaba el menor incremento anual de ventas. Para superarla, Inditex debería haber mejorado sus ventas un 10% en el último trimestre y haber alcanzado, al menos, los 8.100 millones. Finalmente, los ingresos en los tres últimos meses de su ejercicio fueron de 7.708 millones.

En 2018, el sector textil ha estado especialmente penalizado, en el caso de Inditex además por las dudas en torno a su capacidad para seguir generando crecimientos de ventas y beneficios como hasta ahora. La firma se dejó durante ese año cerca de 20.000 millones de euros de capitalización bursátil.

La empresa, no obstante, va a mejorar la retribución al accionista. En paralelo al anuncio de sus resultados, Inditex también ha explicado que incrementará en un 17% el dividendo del año recién finalizado, alcanzando los 0,88 euros por título, 0,66 como dividendo ordinario y 0,22 como extraordinario. El grupo textil ha anticipado también que cambiará el modelo de reparto para los próximos tres ejercicios, incrementando entre un 50% y un 60% el pago ordinario, y propondrá un un dividendo extraordinario de un euro por acción a distribuir con cargo a los ejercicios 2018, 2019 y 2020.

Por otra parte, el ebitda mejoró un 3% hasta los 5.457 millones, y el margen bruto se situó en 14.816 millones, un 4% superior al del ejercicio anterior representando el 56,7% de las ventas. Su red de tiendas terminó el ejercicio 2018, finalizado el 31 de enero de este año, con 7.490 puntos de venta, solo 15 más que al cierre del año anterior, lo que supone, también, el menor incremento histórico. Su superficie comercial creció un 5% hasta los 4,9 millones de metros cuadrados.

Las cifras de 2018 no están todavía afectadas por la aplicación de la normativa contable NIF 16, que obliga a las empresas a integrar en el balance los pagos comprometidos por alquileres. Inditex explica que lo hará a partir del ejercicio ya en curso, y anticipa que el pasivo por arrendamientos se situará entre 6.500 y 6.900 millones de euros, mientras que el beneficio crecerá entre un 2% y un 4%.

Con todo ello, la compañía dueña culmina un ejercicio histórico, con récords de ventas y beneficios e hitos como la apertura de su web global de Zara, que permite vender a 106 países, o la intención del grupo de vender online en todo el mundo, con todas sus marcas, en el año 2020, dentro de su ambiciosa estrategia de integración de stocks físicos y online. Las ventas por su canal virtual crecieron un 27% durante el año y ya representan unos 3.200 millones de euros, el 12% de la facturación total. Este porcentaje se incrementa al 14% en los mercados donde este tipo de venta está disponible.

Previsiones

De cara a 2019, la compañía que preside Pablo Isla prevé un incremento de las ventas comparables de entre el 4% y el 6% en 2019. En 2018 fue del 4%. También estima un crecimiento bruto del espacio en ubicaciones clave de entre el 5% y el 6%, y en torno a 50 aperturas netas, con 300 nuevas tiendas y la absorción de 250, con una inversión de 1.400 millones, 200 millones menos que la efectuada en 2018.

Además, lanzará la venta online de Zara en Brasil en marzo. En mayo lo hará en Dubái, Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Indonesia, Israel, Líbano, Marruecos y Serbia.

Los analistas de Bankinter explican que estos resultados están por debajo de lo esperado. "Reflejan cierta recuperación en el crecimiento de ingresos por un crecimiento de ventas comprables del 4% y un menor impacto negativo por tipo de cambio", aseguran.

La firma recuerda que Inditex cotiza a un per  estimado para 2019 de 24,5 veces frente as una media del sector de 12,5 veces (media de H&M, GAP y M&S), superior incluso a la valoración 22,7 veces de los valores de consumo de lujo europeos.

"Con margen Ebitda del 20,8% frente a la media del sector de 11% y superiores perspectivas de crecimiento, creemos que una prima queda justificada pero no hasta el punto de igualar la valoración del sector del lujo. Inditex ya ha recogido las perspectivas de menor volatilidad en las divisas emergentes y un desenlace constructivo en el frente comercial y creemos que debería recuperar niveles más cercanos a nuestra valoración fundamental de 23,3 euros", dice los analistas de Bankinter.

Normas