Inditex debe crecer un 10% en el último trimestre para evitar su menor incremento histórico de ventas

Necesita ingresar más de 8.100 millones entre noviembre y enero

En los primeros nueve meses del ejercicio las ventas aumentaron un 3%

Inditex debe crecer un 10% en el último trimestre para evitar su menor incremento histórico de ventas pulsa en la foto

Inditex va camino de cerrar su ejercicio 2018, que finalizará este 31 de enero, con el menor crecimiento anual de ventas de su historia. Lo hará si durante el último trimestre no cambia de forma radical la trayectoria que ha seguido durante el resto del año, con un aumento medio de los ingresos del 3% en los nueve primeros meses.

La compañía, dueña de marcas como Zara o Massimo Dutti, deberá generar unas ventas de más de 8.100 millones durante el último trimestre, que transcurre entre noviembre y enero, para poder saldar el conjunto del ejercicio 2018 con un incremento de las ventas de, al menos, el 4,8%.

Ese porcentaje representa, por ahora, el menor crecimiento anual de ventas que ha experimentado el grupo fundado por Amancio Ortega. Tuvo lugar en el ejercicio 2013, en plena crisis de consumo en España, cuando las ventas en el país suponían el 20% del total. A cierre de 2017, la proporción era del 16%.

Un aumento de la cifra de negocios de al menos el 4,8% le permitiría al principal grupo textil del mundo alcanzar el entorno de los 26.500 millones, aunque para ello debería generar unas ventas históricas en el último trimestre del año.

Esos 8.100 millones significarían una mejora del 10% respecto a los ingresos del mismo periodo del año anterior, cuando en los nueve primeros meses del ejercicio el crecimiento ha sido del 3%. Además, de conseguirlo, el cuarto trimestre de 2018 se convertiría de forma holgada en el mejor de su historia.

Un cambio de tendencia radical y que parece poco probable, dado el escepticismo que el mercado viene demostrando durante el último año respecto a la evolución del negocio de la empresa gallega. Solo en 2018, la capitalización de esta cayó en más de 20.000 millones, pasando de los 90.000 con los que empezó el año a los 69.000 con los que lo terminó, con una caída de la acción del 23%.

El último trimestre de cada ejercicio es el de mayor actividad para el grupo, sobre todo por la campaña navideña y, en menor medida, por las rebajas de enero y el Black Friday de finales de noviembre. En el del pasado ejercicio las ventas llegaron a 7.373 millones, un 6,7% más. Las previsiones más optimistas recogidas por Bloomberg alcanzan los 8.000, en el rango más alto, para el del ejercicio actual.

Divisas y ofertas

Ese freno tiene su explicación en dos motivos principales. Por un lado, el lastre de las divisas, que han tenido un impacto negativo en las ventas de Inditex más del 4% hasta noviembre. La empresa calcula que, a tipos constantes, estas habrían crecido un 7% en los tres primeros trimestres.
Por otro lado, durante los últimos meses Inditex ha priorizado la mejora de su margen a un impulso de las ventas a través de actividades promocionales, una tendencia que el resto de rivales ha seguido de forma intensa.

Así lo explicó el propio Pablo Isla a los analistas tras presentar los resultados del tercer trimestre . “La realidad es que nuestras ventas son muy sanas. Creemos de verdad en nuestro modelo de negocio y en su ejecución, en la calidad de nuestros productos, en tener inventarios ajustados, y esa ha sido la estrategia de la compañía en unos últimos meses muy volátiles por diferentes factores externos”.

Hasta el tercer trimestre el margen bruto de Inditex alcanzó los 10.695 millones, un 4% más que un año antes, representando el 58% de las ventas. El beneficio neto crecía un 4%, muy por encima de los ejercicios 2008 o 2013, cuando se mantuvieron planos.

A todo ello se une la propia evolución del sector este año, con una temporada veraniega más fresca de lo habitual que castigó las ventas. En todo caso, por mínimo que sea el avance de los ingresos de Inditex, este supondrá un nuevo récord histórico y estará por encima de la media del sector en España.

Sin embargo, otro aspecto que subraya las dificultades que ha enfrentado el gigante textil durante 2018 es la evolución de sus tiendas. Hasta octubre contaba con 27 menos que un año antes y 33 menos que al cerrar 2017, y estaba lejos de cumplir su propia previsión de acabar el año con al menos 150 nuevos puntos de venta.

Si la tendencia no se revierte, 2018 también puede ser el primer año con un saldo negativo de aperturas respecto al anterior. Además, hay que retroceder a 1997 para encontrar un año con aperturas netas por debajo del centenar.

Comienza el año bursátil en positivo

Crecimiento. Después de un año difícil para la cotización de sus acciones en Bolsa, con una caída durante 2018 del 24% en su valor, los títulos de Inditex comenzaron con mejor pie la primera sesión bursátil del año, con un crecimiento del 0,36%. Un aumento modesto pero que le permite volver a acercarse a una capitalización cercana a los 70.000 millones de euros, una barrera que perdió en las últimas sesiones del año pasado.

Fiel al comienzo oficial de las rebajas. La campaña de rebajas de invierno ha dado comienzo ya en algunas de las principales cadenas textiles que operan en el país. Mango, H&M, Cortefiel, Women’secret, Sfera o Bimba y Lola ya han lanzado sus descuentos, pese a que el comienzo oficial de esta campaña ha sido, tradicionalmente, después del día de Reyes, el 7 de enero. A esa fecha sí se mantiene fiel Inditex, que comenzará los descuentos en sus distintas cadenas, Zara, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Pull&Bear, Lefties, Oysho y Uterqüe, el próximo lunes en sus tiendas físicas. En internet, como ya hizo en el Black Friday, anticipará el inicio a la noche del 6 de enero.

Normas