La OCDE alerta del parón de la economía de la zona euro y destaca que España resiste mejor

Calcula que el PIB de la unión monetaria sólo crecerá un 1% este año, ocho décimas menos de lo previsto en noviembre

La OCDE alerta del parón de la economía de la zona euro y destaca que España resiste mejor pulsa en la foto

El futuro económico de la zona euro se ensombrece cada día que pasa. Tras las advertencias de la Comisión Europea del martes que alertaban de la cercanía de una posible recesión si se materializaban los riesgos que sobrevuelan la UE, hoy han sido los responsables de la OCDE quienes avisaron del parón de la economía en la zona euro y rebajaron fuertemente sus previsiones de crecimiento.

En general, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que agrupa a la treintena de países más desarrollados del mundo, ha rebajado sus expectativas de crecimiento global. Así, su estimación de crecimiento mundial se rebaja dos décimas para este año hasta el 3,3% y una décima para 2020, hasta el 3,4%.

Si bien, esta rebaja ha sido especialmente pronunciada para la zona euro y Reino Unido, marcados por una mayor incertidumbre política, una fuerte ralentización del comercio exterior y el brexit.

En su último informe de perspectivas conocido hoy esta organización calcula que el producto interior bruto (PIB) de la zona euro sólo crecerá un 1% en 2019 (tras el 1,8% de 2018), lo que significa ocho décimas menos de lo que había anticipado en noviembre. La rebaja para 2020 es de cuatro décimas, hasta el 1,4%.

Entre los grandes países de la moneda única (en este informe sólo hay datos desglosados para los del G20 entre los que no está España), los más afectados son Alemania, con un incremento del 0,7% este año (nueve décimas menos) y del 1,1% el próximo (tres menos) e Italia, con un año 2019 de recesión (-0,2%, 1,1 puntos menos) y una tímida recuperación en 2020 (0,5%, cinco décimas menos).

“España está resistiendo la ‘tormenta’ mejor que Italia o Alemania”, destacó en rueda de prensa la economista jefe de la OCDE, Laurence Boone, señalando que, a pesar de la ralentización de la tasa de crecimiento del crédito en el país, el crecimiento de España “sigue siendo positivo y menos afectado que por ejemplo lo que vemos en Alemania o Italia”.

Respecto a Reino Unido, la incertidumbre sobre las consecuencias del Brexit y la debilidad de la zona euro son dos de los factores que lastran su PIB, que tendrá una expansión solo del 0,8% en 2019 (seis décimas menos de lo avanzado en noviembre) y el 0,9% en 2020 (dos décimas menos).

No obstante, y a pesar de que la desaceleración estaría afectando a todos los países desarrollados, la OCDE considera que la ralentización económica será mucho más moderada en Estados Unidos, cuya economía mantendrá un avance del 2,6% este año, una décimas menos que lo previsto en noviembre) y del 2,2% en 2021.

Según constataron ayer los autores de este informe, el impacto económico de las tensiones comerciales provocadas por las políticas de Donald Trump están afectando más a Europa y a China que a Estados Unidos.  Boone argumentó que el impacto más limitado en la economía estadounidense se debe a que ésta es menos dependiente del comercio exterior que la de China u otros países europeos, especialmente los más exportadores como Alemania o Italia.

Además, el tipo de bienes a los que se ha puesto aranceles por las guerras comerciales de los últimos meses no son precisamente los que más afectan a la actividad económica estadounidense. Asimismo, Boone atribuyó este menor impacto en Estados Unidos por los estímulos fiscales que está aplicando la Administración de Trump.

Piden reformas y estímulos fiscales

Ante estas malas perspectivas, sobre todo para la zona euro, la economista jefe de esta organización reclamó a los gobiernos de la unión monetaria que actúen “de forma urgente” aplicando reformas estructurales, que incluyan una mayor integración de los países miembros. Y demandó también una mayor inversión pública por parte de los Estados que tienen más margen fiscal, como es el caso de Alemania, Austria u Holanda. En opinión de esta responsable dicho margen viene dado porque en estos tres países el porcentaje de deuda sobre el PIB es inferior al 80%.

Boone admitió, no obstante, que el margen de maniobra de la mayoría de los países es limitado, “aunque se puede hacer mucho si los Gobiernos cooperan”, añadió.

De hecho, según sus cálculos, si el estímulo fiscal de los países con margen fuera de 0,5% puntos del PIB y a eso se sumaran las reformas estructurales de forma coordinada, se podría incrementar el crecimiento de la zona euro en casi tres décimas en 2019; en más de cuatro décimas el año próximo; y hasta en cinco décimas en 2021. Esto ocurriría, según Boone, porque gracias al mercado único, el estímulo fiscal en uno solo de los Estados del euro tienen efectos beneficios para todos, incluidos los que no tienen margen fiscal.

 

Normas