Endesa y Metrovacesa se alían en la Operación de las Tres Chimeneas de Barcelona

Se unen en una sociedad propietaria de los terrenos de la antigua central térmica de Sant Adrià del Besòs

Están previstas 1.700 casas y otros usos hoteleros o comerciales

Antigua central térmica de Endesa en Sant Adrià de Besòs, en el litoral de Barcelona.
Antigua central térmica de Endesa en Sant Adrià de Besòs, en el litoral de Barcelona.

En los próximos meses se concretará una de las mayores operaciones urbanísticas de Barcelona de los últimos tiempos. Y los protagonistas empiezan a tomar posiciones. Se trata de la conversión de los terrenos de la antigua central térmica de Sant Adrià de Besòs en un nuevo desarrollo urbano, donde están previstas viviendas, usos terciarios y de equipamientos. El lugar es una de las imágenes industriales más icónicas de la capital catalana, por las tres chimeneas de la antigua planta, junto a la costa, al norte de la urbe.

Los dos mayores propietarios de ese suelo, Metrovacesa y Endesa Generación, que era propietaria de la central que dejó de estar operativa en 2011, constituyeron a final de año una sociedad conjunta llamada Front Marítim del Besòs, en la que la energética cuenta con el 61,37% del capital, según se recoge en sus cuentas anuales. La operación se concretó en una ampliación de capital no dineraria, por la que la eléctrica aportó terrenos valorados en 92 millones de euros.

Entre los dos propietarios suman cerca de 19 hectáreas de las 32 totales de ese desarrollo, de los que 11,5 corresponden a la eléctrica y el resto a Metrovacesa, como confirman desde la promotora de viviendas. Esta empresa cotizada, controlada por Santander en un 49,4% y por BBVA en un 20,9%, recibió los terrenos, a su vez, de una aportación de su principal accionista, el banco presidido por Ana Botín.

Ante la escasez de suelo en Barcelona, la Operación de las Tres Chimeneas tiene un alto interés económico, reforzado porque los terrenos se encuentran junto a la línea de costa. Se ubican en los solares colindantes a la nueva zona del Forum de la ciudad, al otro lado del río Besòs, en el municipio de Sant Adrià, gobernado por el PSC, y otra parte en Badalona (PSC).

Actualmente la Generalitat está desarrollando el plan director urbano (PDU) de las Tres Chimeneas, con la colaboración del Consorcio del Besòs —en el que participa la ciudad regida por Ada Colau (Barcelona en Comú) — y los ayuntamientos de Sant Adrià y Badalona.

Esos terrenos de Endesa y Metrovacesa tienen en la actualidad un uso industrial y, según avanzan desde la inmobiliaria, están trabajando para cambiar su calificación a residencial y terciario, aunque todavía no hay concreción sobre el plan final.

En un avance inicial del plan de la Generalitat, recogida por los medios el pasado año, se indicaba que se levantarían en ese ámbito alrededor de 1.700 viviendas, además de reservar espacio a otros desarrollos inmobiliarios como pudieran ser hoteles o comercios. Consultados por este diario, ni el Ayuntamiento de Barcelona ni la Generalitat concretan la operación, debido a que todavía se deben incluir las propuestas de un proceso participativo ciudadano recién concluido. El objetivo es “asegurar la mezcla de usos en el ámbito de las Tres Chimeneas, priorizando el suelo para actividad económica”, según la Generalitat.

Central con protección arquitectónica

La central térmica fue inaugurada en 1973 por la empresa Fecsa, adquirida por Endesa en 1996, para sustituir a una más antigua de carbón. Consta de tres grupos, cada uno con su icónica chimenea, que funcionaron inicialmente con fueloil y más tarde con gas natural. Fue clausurada en 2011. La icónica silueta de las tres chimeneas de 200 metros de altura, construidas en hormigón armado, fue declarada Bien Cultural de Interés Local por el Ayuntamiento de Sant Adrià en 2016. De momento, se desconoce cómo se integrarán esos hitos arquitectónicos en los futuros usos residenciales y terciarios.

Normas