Precampaña

Casado propone una desgravación en el IRPF de hasta 8.000 euros al año por tener hipoteca o un depósito

El líder del PP quiere dar el mismo beneficio fiscal a todos productos financieros e inmuebles, lo que implicará recaudar entre 1.750 y 2.600 millones menos al año

El presidente del PP, Pablo Casado, interviene en el acto de clausura de la convención de Bienestar Social del PP en Ferrol (Galicia).
El presidente del PP, Pablo Casado, interviene en el acto de clausura de la convención de Bienestar Social del PP en Ferrol (Galicia). Europa Press

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha propuesto este sábado realizar un "blindaje fiscal del ahorro" si gana las elecciones generales del próximo 28 de abril. Una medida que supone extender los beneficios fiscales de las aportaciones a los planes de pensiones a la vivienda habitual, los depósitos, la tenencia de acciones y los fondos de inversión, según ha avanzado en la convención de Bienestar Social del PP en Ferrol.

"Si un ciudadano decide comprarse una vivienda habitual, o tener un plan de ahorro o un plan de pensiones, además de tener los beneficios fiscales que ya dejamos aprobados, y que muchos de ellos se han suprimido, lo que les garantizamos es que a la hora de acceder a ese ahorro no van a tener un gravamen fiscal", ha asegurado Casado, que ha reconocido el coste económico de esta medida pero ha destacado el beneficio que tiene para la clase media trabajadora.

Los planes de pensiones cuentan con ventajas fiscales a la hora de realizar aportaciones. En concreto, la aportación a un plan de pensiones reduce directamente la base imponible, con un máximo de 8.000 euros anuales o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

De esta forma, al equiparar la vivienda habitual con los planes de pensiones, el PP propone para todos aquellos que tienen una vivienda habitual, depósitos,  acciones o fondos de inversión puedan contar con una desgravación total de hasta 8.000 euros al año en la base imponible del IRPF.

En el caso de una hipoteca, una pareja tipo en la que ambos trabajan y cada uno gana 20.000 euros al año que tiene una hipoteca media (150.000 euros) por la que abonan una cuota mensual de 758,83 euros, tendría un ahorro fiscal con este blindaje fiscal según los cálculos del PP de 2.089,64 euros (cada uno 1.044,82 euros) .

La propuesta del PP permite a los contribuyentes elegir entre continuar con la desgravación por compra de vivienda habitual, para aquellos que lo hicieran antes de 2013, o acogerse a esta desgravación. Si bien, aseguran que el beneficio fiscal es por lo general mayor que el de la deducción sobre la cuota. Además, apuntan que si durante “toda la etapa del ahorro para la jubilación quiere cambiar de producto de ahorro, al cambiar no tendrá que pagar impuestos”.

Esta iniciativa implicaría recuperar los incentivos fiscales a la inversión en vivienda, si bien no supone la vuelta de la desgravación por compra de vivienda habitual. Dichas desgravación fue eliminada en un primer momento por el Ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero en 2011 y que Mariano Rajoy tras ganar las elecciones pocos meses después. Sin embargo, el Gobierno de Rajoy acabó volviendo a suprimirlas en 2013 para los nuevos compradores de vivienda para impulsar la reducción del déficit público. 

El PP ha reconocido que esta iniciativa implicará una menor recaudación fiscal para el Estado. Así, calcula que tendrá un coste de entre 1.750 y 2.600 millones de euros al año, algo que según el partido es factible: "hay espacio suficiente para este beneficio fiscal", consideran fuentes populares.

Casado ya avanzó el pasado 16 de febrero que si llegaba al Gobierno realizaría una revolución fiscal, que pasaba, según avanzó por una bajada generalizada de impuestos, situando el tipo máximo del IRPF por debajo del 40%, el de Sociedades por debajo del 20% y suprimiendo sucesiones, donaciones, actos jurídicos documentados y patrimonio.

Los fondos de pensiones no tributarán a la hora de su rescate

Los populares han propuesto además que todos los productos incluidos en lo que denominan "blindaje fiscal del ahorro" -vivienda, planes de pensiones, depósitos bancarios o fondos de pensiones- no paguen ningún impuesto a la hora de ser rescatados, "ni por lo que invirtió ni por los intereses, rendimientos y ganancias que haya generado”, según avanzó Casado.

Esto implica que en caso de que llegada la jubilación se rescate un fondo de pensiones, o se venda una casa, el contribuyente deje de pagar impuestos por ello. En la actualidad, en el caso de los planes de pensiones, el capital obtenido en el momento del rescate computa como rendimiento del trabajo, y eleva la base imponible de la renta en el IRPF. De esta forma, está sujetos a diferentes tramos: el 19% hasta 12.450 euros; del 24% hasta 20.200; del 30% hasta 35.200; del 37% hasta 60.000, y del 45% a partir de ahí. A la hora del rescate de los planes de pensiones hay distintas alternativas -en forma de renta o de capital- que influyen en la tributación a Hacienda.

En el caso de una vivienda, los mayores de 65 años que vendan su casa habitual ya están exentos de tributar por la ganancia patrimonial por la desinversión de dicho inmueble.

Mientras que en la actualidad, los fondos de inversión tributan como rentas del ahorro, con un tipo impositivo de entre el 19% y el 23%, al igual que la venta de acciones.

Normas