Infraestructuras

La CEOE urge iniciativas a Fomento para elevar el empuje de los sectores aéreo y turístico

Reclama reformas en los aeropuertos, la modernización del espacio aéreo y una menor carga regulatoria

Decenas de pasajeros en la T4 de Madrid-Barajas.  EFE
Decenas de pasajeros en la T4 de Madrid-Barajas. EFE

El Gobierno que salga de las urnas el 28 de abril se va a encontrar un decálogo de peticiones, elaborado por la CEOE, para mejorar la competitividad del sector aéreo y, con ello, impulsar la logística y el turismo . El empresariado demanda mayor capacidad y automatización en los aeropuertos, tanto en Barajas y El Prat como en los principales polos turísticos; el avance en la liberalización de las torres de control, en línea con un reciente informe de la CNMC; tasas aeroportuarias competitivas; una reducción de la carga regulatoria, y la modernización del espacio aéreo, entre otras medidas.

“La normativa debe asegurar el desarrollo del transporte aéreo en igualdad de condiciones a como se realiza en otros países, así como respecto a otros medios de transporte”, explicita el dosier.

Como telón de fondo de esta exigencia se aprecian agravios como el desarrollo de las infraestructuras con cargo a las tasas que pagan las aerolíneas; menor volumen de obligaciones de servicio público; la competencia contra operadores de capital estatal en otros modos de transporte; la existencia de compañías que se han aprovechado de regulaciones laborales, como la irlandesa, para aligerar costes, o la normativa europea de propiedad y control, que califica de estratégico al transporte aéreo para exigir mayoría comunitaria en el capital de los operadores.

La patronal aprecia margen para mejorar las políticas tarifaria y regulatoria, con lo que se elevaría la competitividad del sector aéreo

Se da la circunstancia de que el gestor aeroportuario Aena forma parte del Consejo de Transporte de la CEOE, que ha realizado el estudio en colaboración con el área de Turismo. Entre sus 29 páginas hay mensajes nítidos al Ministerio de Fomento, como la urgencia de la llegada del AVE a los aeropuertos de Madrid-Barajas (Fomento ya trabaja en el proyecto informativo) y Barcelona-El Prat, o la exigencia de una mayor agilidad en la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) para evitar retrasos en la concesión de permisos o aprobaciones, lo que está derivando en “agravios operativos y económicos”.

En un Consejo dominado por el transporte por carretera, la publicación de este informe sobre el sector aéreo representa un hecho extraordinario. En él se pone en valor el crecimiento del tráfico aéreo en España, con récord en 2018 de 263 millones de viajeros (un 5,8% más que en 2017), y se apuntan oportunidades de crecimiento en el PIB, por 15.000 millones anuales para 2035, de la mano de la citada modernización del espacio aéreo. Un dato que se apoya en informes de la asociación de aerolíneas IATA.

Los avances en la estrategia de Cielo Único Europeo derivarían en vuelos más directos, reducción de tiempos de viaje y retrasos, una mayor capacidad para atender el tráfico creciente, el menor consumo de combustible y la consecución de una mayor eficiencia.

En este contexto, uno de los principales desafíos remarcados por el sector del transporte es el mantenimiento de la conectividad aérea del Reino Unido con la UE. “Si tras el Brexit el Reino Unido no se convierte en signatario del Espacio Común Europeo de Aviación, será necesario firmar un acuerdo lo más amplio posible de cielos abiertos en terceras y cuartas libertades, así como en tráficos chárter, para evitar cualquier restricción o limitación al actual marco jurídico de la aviación comercial”, se cita entre las peticiones.

La amalgama de alegatos, con cada colectivo participante subrayando aquello que considera crítico, incluye el llamamiento de hoteleras y demás agentes turísticos para tener representación en los órganos autonómicos de coordinación aeroportuaria. Se trata de alinear la política de desarrollo de las infraestructuras con estrategias para captar nueva demanda. Según estimaciones de IATA, Airbus y Aena, el tráfico aéreo se duplicará en los 20 próximos años, con 500 millones de viajeros adicionales en Europa.

La logística, por su parte, ha introducido la urgencia de impulsar el transporte aéreo de mercancías. Se trata de aprovechar la posición de España para hacer de puente entre Asia y América, o servir de centro de distribución hacia África.

Derechos de los controladores y de los viajeros

A vueltas con las huelgas. La CEOE pide medidas “para paliar las consecuencias del cese de actividad de los controladores aéreos durante los periodos de huelga”. Una posición que choca frontalmente con la defensa, por parte de los sindicatos, del derecho a parar en defensa de cuestiones como las mejoras tecnológicas o ampliaciones de plantilla. En el caso de conflictos fuera de las fronteras españolas, como ha sido el caso de las huelgas del control francés, las aerolíneas demandan que estas no afecten a operaciones con partida y destino en terceros países.

Compensación a pasajeros. El sector propone una revisión del Reglamento Europeo 261/2004, sobre compensaciones a los pasajeros por cancelaciones o grandes retrasos, para equilibrar la protección del consumidor y un servicio sujeto a múltiples factores externos.

Normas