Mercados

Elon Musk vuelve a enfrentarse a la SEC por su actividad en redes sociales

El supervisor pide a un juez que declare en rebeldía al fundador de Tesla

Elon Musk, fundador de Tesla
Elon Musk, fundador de Tesla AFP

El fundador de Tesla y SpaceX, Elon Musk, ha vuelto a chocar con el supervisor de los mercados estadounidenses, la SEC, a cuenta de su actividad en Twitter, y de nuevo Musk y Tesla pueden afrontar tiempos turbulentos. La SEC ha pedido a un juez que dictamine si Musk ha actuado en rebeldía al publicar informaciones en redes sociales sin contar con la aprobación de la empresa, tal y como pactó el año pasado para evitar una demanda que le podría haber privado de la gestión de la empresa.

Musk publicó el 19 de febrero un tuit en el que apuntaba que Tesla fabricaría 500.000 vehículos eléctricos en 2019. Según la demanda de la SEC, no contó con la pre-aprobación de la empresa, la información estaba sesgada y llegó a 24 millones de personas. "Musk ha violado la orden judicial al involucrarse precisamente en la conducta que dicha orden pretendía prevenir", apunta la SEC en su petición al juez.

Pocas horas después del tuit inicial, Musk corrigió la información, precisando que el ritmo de fabricación a final de año será de 500.000 vehículos, y que las entregas se prevén en 400.000.

El organismo regulador ha solicitado a Musk que le confirme si sus declaraciones contaban con la citada pre-aprobación. Asimismo, la SEC le solicitó los documentos que respalden sus afirmaciones y realizó la misma petición a Tesla. El juez federal Alison J. Nathan deberá decidir tanto si hubo coordinación entre la dirección de la empresa y Musk para la publicación de dicha información en las redes sociales y si dicha información se puede avalar con datos.

El empresario, en respuesta, ha vuelto a actuar en Twitter, afirmando que "la SEC se olvidó de leer las transcripciones de la presentación de resultados de Tesla, donde se dan previsiones de 350.000 a 500.000  vehículos.

El acuerdo firmado en septiembre obligó a Musk y a Tesla a pagar 20 millones de dólares cada uno, y a Musk a dejar la presidencia de la empresa, además de forzar la pre-aprobación de sus comentarios en redes. La SEC, no obstante, retiró su exigencia de que Musk dejase por completo la gestión de la empresa. El caso surgió cuando Musk publicó en Twitter que tenía planes y financiación para sacar a Tesla de Bolsa.

La delcaración en rebeldía, en caso de confirmarse, puede abrir la puerta a numerosas medidas contra Musk, como la reapertura de los cargos iniciales, la petición de que deje la empresa o nuevas sanciones monetarias.

Normas