Fridman presenta en la CNMV la documentación de su opa a 0,67 euros por Dia

El supervisor cuenta ahora con un plazo de 34 días hábiles, ampliables, para dar luz verde a la oferta

opa dia
Mijail Fridman, presidente de Letterone.

Los papeles de la opa anunciada por Mijail Fridman sobre Dia ya están registrados en la CNMV. El fondo del luxemburgués, Letterone, incluirá un aval por 296,1 millones de euros, el importe que vale el 71% que no controla del grupo de supermercados para un precio de 0,67 euros por título, el precio de su propuesta. El grupo que preside el inversor ruso presentará la documentación adicional en un plazo de siete días habiles.

Una vez que tenga todos los documentos en  su poder, el supervisor contará con un plazo de otros siete días hábiles para admitirla a trámite y otros 20 para aprobar la propuesta, si bien este último plazo se reiniciará cada vez que Letterone envíe nueva documentación al vigilante de los mercados. Es decir, el plazo mínimo para aprobar la opa se sitúa ahora en 34 días hábiles. Fuentes del mercado prevén que el folleto no esté visada al menos hasta finales de marzo o inicios de abril.

DIA 0,45 -1,72%

El vehículo del inversor cuenta con fondos más que suficientes para hacer frente a esta cantidad, por lo que no necesitará ningún tipo de préstamo, según fuentes conocedoras de la negociación. Letterone contaba con 7.100 millones de euros de liquidez a cierre de 2017, según revelan sus últimas cuentas. Fridman entró en Dia en el verano de 2017 y ha ido elevando su participación hasta el actual 29%. Por esta participación ha pagado una media de 4,3 euros por título, con una inversión total unos 800 millones de euros. 

La opa es voluntaria y para que surta efecto debe ser aceptada al menos por dueños de la mitad del capital al que va dirigida. Es decir, por el 35,5%. Fridman ha optado por esta fórmula puesto que, de haber lanzado una opa obligatoria al uso por haber superado el 30% que marca la normativa de ofertas públicas, tendría que haber pagado 3,73 euros por acción, el precio que ha pagado en los últimos 12 meses. La opa tiene la condición adicional de que Dia no realice ninguna ampliación de capital antes de su liquidación. 

Letterone está ahora en plenas negociaciones con los bancos acreedores de Dia, que recibió una inyección de liquidez de casi 900 millones de euros el pasado 31 de diciembre. Esta depende de que se apruebe una ampliación de capital por 600 millones en la junta de accionistas del próximo 20 de marzo. Esta operación está preasegurada por Morgan Stanley pero su aprobación es extremadamente complicada, debido a que necesitará el visto bueno de asistentes que representen la mitad más uno del capital de Dia. Solo Fridman controla el 29% y la asistencia media a las juntas de los últimos años ronda el 60%.

El plan B de Fridman es controlar la compañía (esperar a que se ejecute su opa) y, solo entonces, ampliar capital para estabilizar el balance de la compañía, que se encuentra en causa de disolución, al registrar a cierre de 2018 de fondos propios negativos por 166,1 millones de euros. Las entidades financieras le han solicitado que realice un préstamo participativo previo a la opa por 500 millones de euros, pero el magnate ruso se ha negado, según fuentes conocedoras de las negociaciones. No inyectará ni un euro más de capital hasta que controle el grupo. 

El máximo accionista de Dia, por su parte, ha solicitado una carencia en los préstamos de unos tres años, a la que las entidades se han negado, pues supondría que tendrían que hacer fuertes provisiones por los préstamos. En total, las 12 entidades que forman parte de los prestamistas del grupo de supermercados le han concedido unos 800 millones en créditos. Las negociaciones están al límite y los acreedores amenazan al inversor con solicitar una capitalización de deuda en caso de que Dia solicite concurso de acreedores, como la propia compañía ha anunciado que hará en caso de que el día 20 no se apruebe un plan de rescate que restablezca sus fondos propios. 

Santander y BBVA, por la parte española, y Barclays y Société Générale, por la extranjera, lideran las negociaciones con Letterone. Si bien en el sindicato de bancos que deciden el futuro de la empresa de distribución, que perdió 352 millones de euros el año pasado, están otras ocho entidades: Deutsche Bank, BNP Paribas, ING, Mitsubishi UFJ Financial Group (MUFG), Commerzbank, CaixaBank, JPMorgan y Bankia.

Normas