Otra aerolínea low cost europea deja de volar

La británica Flybmi achaca la decisión a los inconvenientes generados por el Brexit

Flymbi
Aviones estacionados en Heathrow, el principal aeropuerto de Londres.

Otra aerolínea low cost europea deja de volar. La línea aérea británica Flymbi ha anunciado este fin de semana el cese de operaciones y la cancelación de todos sus vuelos. "Los desafíos, particularmente los creados por el Brexit, han demostrado ser insuperables", ha dicho la compañía, que transportó 522.000 pasajeros en 2018, en su comunicado final.

La empresa ha asegurado que no ha podido hacer frente a los "los recientes aumentos de los costes del combustible y carbono". Flymbi ha achacado su imposibilidad de ser rentable a la decisión de la UE de excluir a las aerolíneas de Reino Unido del Programa de Emisiones europeo.

La falta de confianza del mercado hacia Flymbi es otra de las explicaciones de la quiebra de la línea aérea. La compañía ha reconocido "incapacidad" para obtener "valiosos" contratos de vuelo en Europa "debido a la salida de Reino Unido de la UE".

“En este contexto, se ha vuelto imposible para los accionistas de la aerolínea continuar con su extenso programa de financiamiento, a pesar de que la inversión que han realizado es mayor a los 35 millones de euros en los últimos seis años", ha declarado la empresa. 

Flybmi, que operaba vuelos desde las ciudades de Londres (Reino Unido), Milan (Italia), Frankfurt (Alemania), Oslo (Noruega), París (Francia), entre otras, contaba con 376 empleados en total, en las sedes de la empresa en Reino Unido, Alemania, Suecia y Bélgica.

No habrá reembolso

La aerolínea se deslinda de toda responsabilidad hacia los clientes que ya habían adquirido billetes para volar. La línea aérea ha anunciado que no reembolsará los pasajes de avión ya adquiridos. Tampoco se hará cargo de los casos en los que los pasajes de avión formaban parte de un paquete turístico, que incluye otras reservas, como de alojamiento. 

La quiebra de las low cost en Europa ya es habitual

La quiebra de las aerolíneas low cost se ha vuelto algo habitual en Europa. A principios de febrero la línea aérea alemana Germania dejó de operar. La islandesa Primera Air quebró en octubre del año pasado. El pasado otoño cerró la empresa de vuelos chárter de origen lituano y polaco Small Planet Airlines. Otra compañía alemana, Air Berlin -que era la segunda aerolínea germana por transporte de pasajeros-, finalizó sus vuelos en octubre de 2017.

Normas