La marcha de la jefa de minorista de Apple deja un misterio más general

La compañía no detalla la rentabilidad de sus tiendas, por lo que no se sabe si la partida es sinónimo de problemas o de éxito

Angela Ahrendts, jefa saliente de ventas minoristas de Apple.
Angela Ahrendts, jefa saliente de ventas minoristas de Apple.

La sorprendente marcha de la jefa de ventas minoristas de Apple, Angela Ahrendts, deja dos preguntas. ¿Por qué se fue? ¿Y había hecho un buen trabajo? Los inversores no pueden saber la respuesta a ninguna de las dos. El fabricante de teléfonos inteligentes de 821.000 millones de dólares tiene tendencia a ocultar información que los inversores encontrarían útil. La falta de claridad ayuda a explicar el descuento que pesa sobre la valoración de sus títulos.

Ahrendts recibió 170 millones de dólares (150 millones de euros) en remuneración en sus cinco años en Apple, una cifra que incluye acciones bloqueadas. La compañía incrementó en varias decenas su número de tiendas, de 437 y 500, y renovó aún más entre el año fiscal 2013 y el presente. Estos brillantes templos de consumo dan lustre a la imagen de Apple y ayudan a los clientes a arreglar sus iPhones o a decidir qué Mac comprar.

Pero la empresa dejó de detallar las ventas y la rentabilidad de sus tiendas hace años, por lo que las personas ajenas a la empresa se tienen que conformar con adivinar su rendimiento. No pueden saber si la salida de Ahrendt, anunciada el martes, significa que hay problemas o que la misión se ha cumplido satisfactoriamente.

En el pasado, el silencio de Apple ha sido la antesala de noticias desagradables. La compañía dijo el año pasado que dejaría de detallar las ventas de unidades de iPhones, Macs y iPads... y unos meses después emitió un profit warning. La compañía dijo poco sobre las ventas de sus relojes cuando el producto tuvo un arranque lento.

Claro, la mayoría de los rivales tampoco detallan las ventas de sus productos, y el contexto es importante. La creciente dependencia de Apple de los servicios significa que la disminución del número de dispositivos vendidos podría no ser algo a lo que temer, pero la empresa siempre puede explicar si es así.

Apple también podría revelar qué parte de sus ingresos por servicios proviene de Google, que paga por ser el motor de búsqueda predeterminado en los aparatos de la empresa. Goldman Sachs los fijó una vez en 9.000 millones de dólares anuales, o más de una décima parte de las ganancias antes de impuestos de la compañía.

Tal vez lo mejor sería más información sobre los proyectos en los que está trabajando la empresa, ya que el valor de una compañía reside principalmente en las ganancias que se obtendrán en los próximos años.

Los inversores no están dando mucho crédito a Apple de todos modos. Las acciones cotizan a solo 14 veces las ganancias estimadas, de acuerdo con los datos de Refinitiv, una calificación baja para una empresa de tecnología.

Dar más datos de ventas podría persuadir al mercado de que el futuro es más brillante de lo que pensaba. En cualquier caso, es posible que Apple gane algo de crédito si da una visión más completa.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas